Un gato, cortesía de LOA

Bienvenido a uno más de mis testimonios de la Ley de Atracción.   Estoy seguro que lo disfrutarás y te ayudará a entender mejor a LOA.

Como aprendiz escéptico de LOA me cuestiono muchos de los detalles de esta forma de pensar. Definitivamente quiero creer, o si no, no le dedicaría tanto tiempo a estudiarlo y practicarlo.  Pero, también quiero asegurarme de no terminar como un fanático irracional sin argumentos sólidos que demuestren, por lo menos parcialmente, la realidad de esta ley Universal.  Probablemente sea esta la razón por la que no he conseguido mantenerme con una fé absoluta en ninguna religión; porque ninguna de ellas tiene formas de demostrar que lo que profesan es verdad.  Te piden que creas a partir de una fé ciega, mientras que algunos de sus representantes cometen errores o pecados, y donde ni siquiera se tiene la seguridad de que sus libros sagrados hayan sido traducidos correctamente o que hayan sido manipulados por los intereses de algunos cuantos.  O presentan un Dios con características exaltadas del ser humano, cuando esto no podría ser así, si Dios lo abarca todo en el Universo, tanto lo físico como lo no físico, no podría tener las limitantes de un ser humano.

Como ejemplo de un tema que me cuestioné hace poco, estuvo el deseo de una de mis hijas de tener un gato. padre-hijaPor supuesto, educo a mis hijas en la filosofía de la ley de atracción mucho más consistente y apasionadamente de lo que podría hacerlo con la religión católica que en teoría profesamos.  Puede sonar a blasfemia para muchos, pero en mi casa hay más referencias a las enseñanzas de Abraham [Hicks] que a las de Jesucristo.

Como buen practicante de LOA que me considero, en lugar de decirle a mi hija: ¡yo te regalo el gato!, le dije: ¡Pídeselo a LOA!   Y no se lo decía como una forma de librarme de esa responsabilidad, lo hice para que reforzara las prácticas de LOA, y así un día manifestara no sólo al gato que deseaba.

Por otra parte, me cuestionaba yo mismo si era válido decir que LOA había intervenido si yo decidía en algún momento comprarle el gato que quería.   Aclaro que regalárselo no estaba en mis planes al corto plazo, e incluso dudaba de hacerlo algún día.  Veía todo tipo de inconvenientes de tener un gato en la casa, por lo que no me parecía una buena idea.

¿Realmente todo es LOA?

Esta experiencia despertó en mí la inquietud de entender qué diferencia había entre una manifestación de LOA y la intervención de una persona para entregarle a alguien lo que desea.  Me preguntaba cómo podría demostrar la intervención de LOA cuando yo era el que cumplía los deseos de mis hijas.   Abraham afirma que todo lo que manifestamos, independientemente de cómo lo obtengamos, es debido a las vibraciones que emitimos y a la intervención de LOA.   Y esto no quiere decir que LOA le quite mérito a quienes hicieron algo para que se llevara a cabo, sino que todos somos componentes creativos del Universo que éste utiliza para la cocreación de unos y otros (ver LOA nunca te quita méritos por lo que obtienes).

Pensé que esa era una pregunta difícil de contestar, y que tendría que hacer uso de mi fé para confiar en que LOA también interviene en esos casos por medio de mi persona.  Aunque, también pensé en la alternativa de, simplemente no comprarle el gato a mi hija, y observar los eventos que ocurrían, para ver si en algún momento el gato aparecía en su vida por otro medio que no fuera yo.   Todo este tema y el interés de mi hija por su gato comenzó aproximadamente un año antes de escribir este artículo. nina-y-gato-grisPaulatinamente LOA me dio las respuestas que buscaba; y reconozco que fue bastante convincente.

Mi inquietud se acrecentó cuando me preguntó mi hija:  “Papá, dices que se lo pida a LOA, pero si tú no me lo vas a comprar, ¿quién lo va a hacer?”

– A lo que respondí basándome en las palabras de Abraham: “No tienes que pensar en cómo o cuándo lo vas a obtener.  Sólo piensa en las cosas que te gustan de los gatos, y lo que vas a sentir al tener un gato.  No necesariamente te lo tengo que regalar yo.  Si piensas en mí como la única posible fuente de donde puede venir tu gato, entonces vas a estar pensando en su ausencia, no en su presencia.”

Desde que mi hija comenzó a mostrarse más interesada por los gatos e hizo la declaración oficial con respecto a su deseo,  fue haciendo su tarea de LOA más que adecuadamente.   Aunque llegó a tener sus momentos de duda ante mi negativa de comprárselo, aprendió a que eso no afectara sus vibraciones o su deseo.   Orgullosamente vi cómo mantuvo y alimentó su deseo sin importarle el cómo.

Investigaba acerca de las razas, de los precios, de su carácter, de los colores, del perfil.  Compraba souvenirs de gatos.  Platicaba con quien podía, con mucha emoción, acerca de los gatos y de su deseo de tener uno.  ¡Todos los que la conocían tenían claro que amaba a los gatos!

Las señales

En el transcurso de ese tiempo notamos varias manifestaciones interesantes:

  1. En su vida aparecían películas, programas, libros, revistas, personas que hablaban sobre gatos, y todo tipo de fuentes donde aparecía información sobre gatos, sin que ella los buscara.   Uno podría pensar que simplemente tenía su atenciónnina-y-gato-negro puesta en el tema, y por eso era más fácil notar cuando algo surgía con ese tema.   Y coincido con la explicación científica al respecto.  Y el aceptar esa explicación no considero que aísle a LOA del tema.   Creo que según vayamos entendiendo mejor LOA encontraremos razones científicas sobre las cuales explicar sus resultados.   Como dice Gregg Braden, “cuando una forma de hacer milagros es suficientemente conocida y aceptada se convierte en una tecnología a nuestra disposición”.
  2. Otra de las cosas que comenzaron a ocurrir es que constantemente aparecían gatos reales en su camino.   Varias veces aparecían más de uno al mismo tiempo.
  3. Algo que fue un poco más interesante es que en la azotea de nuestra casa ¡comenzaron a llegar gatos por primera vez!  Escuchábamos constantemente sus maullidos.   Cosa que muy rara vez había ocurrido, pero repentinamente, y coincidiendo con los niveles más altos de vibración de mi hija, escuchamos a los gatos en nuestra azotea cada vez con mayor frecuencia.

Muchos de nosotros deseamos algo, pero según pasa el tiempo y vemos que no lo obtenemos, comenzamos a perder el interés.  Dejamos de hablar de ello.  Nos decepcionamos.   Y perdemos la pasión que al principio se escuchaba en nuestra voz al hablar del tema.  De acuerdo a LOA, son fórmulas seguras para alejar la manifestación de eso que dijimos en algún momento que deséabamos.  Los pensamientos de resistencia, las creencias negativas, la impaciencia reducen el impulso (momentum) de nuestro deseo, reduciendo la posibilidad de que se manifieste.

No dejes ir el interés

En el caso de mi hija, sucedía al contrario.  A pesar de que su mamá y yo no cedíamos y le explicábamos las razones por las cuales no podíamos tener un gato, ella seguía segura que algún día tendría un gato; no le importaba cuándo.   Parte de mi labor consistió en reforzarle que no importaba lo que yo o cualquier otra persona le dijera, si quería manifestarlo, nuestras palabras y argumentos no debían de afectar su deseo ni su confianza.  Y estoy orgulloso de ella, pues así lo hizo.

Cada día se escuchaba más segura y feliz de que lo obtendría.  Ya no le importaba si yo se lo compraba, o si ella lo tendría que hacer cuando estuviera grande.  Ya no le importaba cuándo ni cómo se manifestaría.   No se podía negar que tenía la actitud o el estado emocional necesario para lograr la manifestación.   Más aún, en los últimos días, cuando hablaba del gato, parecía que estaba hablando de un gato que ya tenía consigo, y no de uno que deseaba tener.   Cualquiera que la escuchara podría pensar que literalmente tenía un gato, y no sólo el deseo de tener un gato.

Ideas que coinciden

Un día, al estar a una semana de su cumpleaños, tratando de decidir qué regalo obsequiarle, me pasó por un instante la idea de comprarle el gato.  Pero, casi instantáneamente deseché la idea.    No quería tener que convencer a mi esposa del asunto, después de haber sido quien había dado más argumentos sobre las razones por las cuales no podíamos tener un gato en la casa.   Es decir, quizás fue un poco de orgullo.  Quizás no me interesaba discutir o contradecirme al respecto.

Pero, cuál sería mi sorpresa que, no unos días después, ni siquiera un día después, tan sólo un instante después de que me cruzó  esa idea por la cabeza, mi esposa me escribió por chat y me preguntó: ¿y si le compramos su gato como regalo de cumpleaños?

¡Wow! yo no lo podía creer, pues ni siquiera nos habíamos puesto de acuerdo en buscar en ese momento un obsequio para ella.  Pero entendí que esa podía ser mi respuesta a la pregunta que hice al principio de este artículo.   ¿Cómo interviene LOA cuando los papás son los que le compran lo que desea el hijo?   Entendí en ese instante que lo hace de muchas formas, pero una de ellas es por medio de la sincronización e inspiración de ideas, como ocurrió en nuestro caso.

La decisión de comprar el gato requería que nos pusiéramos de acuerdo nuestra esposa y yo.   No que uno sólo de nosotros lo decidiera.   Pero, cuando los dos coincidíamos unos días antes en que no era conveniente comprarlo, ¿cuáles eran las posibilidades de que repentinamente, a ambos, en el mismo instante, sin discutir al respecto, nos llegara la idea de comprarle el gato?nino-y-gato-lluvia

Repentinamente, y sin hablar al respecto, ninguno de los dos estaba ya pensando en los motivos por los cuales no era conveniente comprarlo.  Sino que ambos habíamos coincido en el tiempo en nuestra inspiración de darle el gato como obsequio.  Realmente coincidimos al mismo tiempo en nuestros pensamientos al respecto, o se trató de un mismo pensamiento fluyendo a través de ambos.  Sé que esto mismo suena absurdo y alucinado, pero es parte de las enseñanzas de Abraham con respecto a qué son los pensamientos.  Pero, ese es un tema del que hablaré en otra ocasión.

Para mí, esta “casualidad” era una respuesta suficientemente aceptable para mi pregunta inicial.  Pero, esto no se quedaría ahí, pues me llevaría varias sorpresas adicionales que eliminarían cualquier duda que me pudiera quedar con respecto a la participación de LOA.   Y todo gracias a la consistencia e impulso de las vibraciones que mi hija estaba emitiendo.

Una vez que hablamos mi esposa y yo con respecto a nuestra decisión de darle ese obsequio, comenzó mi búsqueda del gato apropiado.   Mi hija ya había detallado su preferencia con respecto al gato. Quería un gato persa, aunque no había mencionado nada con respecto al color.   Así que comencé la labor de investigación en internet.

Busqué criaderos de gatos persas, tiendas de mascotas, sitios de ventas entre particulares.  Aprendí cosas que desconocía por completo, como que los gatos tienen 3 posibles enfermedades importantes que se deben de cuidar desde el mismo criadero (PKD, leucemia y sida gatuna).  Encontré también que hay varios tipos de gatos persas, como el himalayo, el exótico y el tradicional.  Es decir, la información comenzaba a ser abrumadora.

LOA te orilla hacia el camino de menor resistencia

Toda la investigación, o quizás debo decir que LOA, me fue orillando a un criadero en particular, en Puebla.  Los otros criaderos tenían el teléfono desactivado, o no contestaban.   Algunos no me respondían mis correos.  Uno que me contestó por teléfono fue grosero y decepcionante, pues dijo que tenía una camada, pero como desconocían entre qué gatos se habían cruzado, no sabían si los gatitos tendrían mucho o poco pelo cuando crecieran.  Es decir, ¡no sabía si parecerían persas cuando crecieran!

Finalmente hubo una persona que contestó en uno de los criaderos especializados.   No estaba al 100% convencido con la opción que me daba, pues el gato era un poco más caro que en otros lados.  Y mucho más caro que en una venta entre particulares.  Pero, ofrecía beneficios que me agradaron, como la calidad del gato, su registro, que estuviera operado, que tuviera estudios de ausencia de PKD en los padres.

Un punto clave, además de ser la única opción que me había convencido por todo lo que ya mencioné, fue que era el único criadero que aceptaba paypal como forma de pago.  Ese tema era indispensable y nadie más lo ofrecía, pues mientras en otros países como Estados Unidos podía ser muy común, en México aún no estaba suficientemente difundido.   Era tan relevante este detalle, que si no hubiera tenido esa opción de pago no lo habría comprado, por más que el resto de los requisitos se hubieran cumplido.  Así que el Universo nuevamente estaba acomodando las cosas para que no pusiera yo resistencia para comprar el gato que por lo visto mi hija había depositado en su vórtex.  Sé que puede sonar exagerado y fantasioso, pues un gato es un gato, y daba igual dónde comprarlo, ¿no? mientras fuera un gato persa, como mi hija lo había deseado.  Más adelante verás que no; el Universo  coordina todos los componentes de forma precisa, oportuna y perfecta para cumplir con las vibraciones de quien lo solicita.

No todo es lo que parece

Había una sola desventaja, o lo que me pareció una desventaja en ese momento y que más adelante descubriría que más bien era una muestra de la mira láser que el Universo tiene para manifestar exactamente lo que deseamos: El criadero tenía un sólo gatito disponible, pues ya había vendido la camada completa.   Así que no tenía más que una sola opción para seleccionar el color del gato.   El gatito que estaba disponible era de una combinación de colores conocida persitavanrojocomo Van Rojo.

No es que yo fuera un experto en el tema, pero nunca había visto antes yo ese color.  Es una combinación de blanco principalmente con algunas partes rojas (aunque a mí me parecen amarillas, pero le dicen rojo los que conocen de gatos).  Aunque no era el color que mi esposa o yo teníamos en mente, tampoco nos pareció mal, en las fotos se veía muy bonito el gatito.   Supuse, de forma totalmente equivocada como veremos más adelante, que no todo podía salir tan perfecto, y que teníamos que conformarnos.    Y como ya estábamos con el tiempo encima, a un día del cumpleaños, decidimos no ponernos exigentes con el color.

Otra hermosa señal consistió en su fecha de nacimiento.  De acuerdo a lo que nos explicó la dueña, los gatitos los vendía o separaba de su mamá a partir de los 2 meses de nacido.   Curiosamente, el gatito que me ofrecía (el único que le quedaba) había nacido exactamente en la fecha que tenía que haber nacido para que nos lo pudiera entregar el día del cumpleaños de mi hija.  Es decir, nació exactamente 2 meses antes del cumpleaños de mi hija.  No sé si logro transmitir lo impresionante del asunto.   No es que yo haya escogido un gato que naciera en esa fecha, sino que el único gato hacia donde me llevaron todas las circunstancias (planeadas por LOA por supuesto), había nacido exactamente en la fecha adecuada para que mi hija lo pudiera tener en su cumpleaños.  Estoy seguro que si me hubiera puesto yo el objetivo de cumplir con esa característica jamás lo habría conseguido.   Afortunadamente LOA lo tenía todo cubierto al detalle.

No con pocas fricciones, y a tan sólo un día del cumpleaños de mi hija, se hicieron las negociaciones apropiadas con la dueña del criadero.   Realicé el pago correspondiente por el método de pago que me convenía y que antes mencioné.   Y acordamos que lo iríamos a recoger a Puebla el día domingo, un día después del cumpleaños de mi hija.  No podía ser el mismo día porque ya teníamos programada su fiesta para ese día, y además tenían que esterilizar al gato y esperar 24 horas.

Decidimos que la entrega del gato fuera una sorpresa  para nuestra hija, así que tuvimos que aguantarnos para no decirle nada.   Incluso, el día de su cumpleaños estuvo un poco decepcionada por no recibir un regalo de sus papás.  Pero, sabíamos que la sorpresa sería aún mayor de esa manera.

La forma de convencerla de ir a Puebla y que no sospechara fue diciéndole que había una expo de gatos persas.   Pues, originalmente ella quería que ese día fuéramos a ver a cierta artista que admira.  Había que inventar algo que la motivara a cambiar su plan, sin decirle la verdad para mantener la sorpresa.

Un sorpresivo despertador 

Así que pasó su fiesta de cumpleños, y al día siguiente partiríamos a Puebla, con el motivo aparente de la supuesta expo gatuna, y la intención real de darle la sorpresa con su gato.  Estábamos un poco desvelados por la fiesta de un día antes, y se nos podría haber hecho tarde para la citagato-tejado, pero adivina qué hizo que nos despertáramos a tiempo.

¡Una serie de aullidos, más intensos de lo que antes habíamos escuchado, en la azotea de la casa! Vaya que estábamos sorprendidos con nuestro “despertador”, pues lo entendíamos como parte de las manifestaciones por la vibración gatuna en la que todos nos encontrábamos en ese momento.

Y aunque yo pensaba que no podía haber, ni necesitaba, más pruebas de que LOA era la que había intervenido, sucedió una que me hizo comprender el gran milagro que LOA había coordinado tan perfectamente, y que me dejó más que convencido.   Cuando nos dirigíamos a Puebla, y sin que mi hija supiera nada acerca de la sorpresa, ni mucho menos sabía los detalles, como el color del gato, nos mostró una foto en su teléfono de un gato persa.  Nos dijo que ya había decidido que su gato (recuerda que en ese momento ella no sabía que ya tenía un gato y que íbamos por él) iba a ser como el de la foto.

En el momento me preocupó que nos dijera eso, pues era muy tarde para cambiar al gato exacto que el Universo, y no nosotros, le había escogido.  La foto que nos enseñó era de un gato persa, lo cual ya no era sorpresa, pero lo increíble fue ¡el color del gato! que nos estaba mostrando.

Entre tantos colores disponibles, y siendo el color más difícil de encontrar, incluso en las fotos en internet, el gato que nos mostró era, por más increíble que parezca…. nada más y nada menos que  ¡¡Van Rojo!!persavanrojo2

¡Así es!  Justamente el color que nos vimos obligados a comprar, debido a la que entonces consideramos una mala suerte, al no tener otras opciones.   Mi esposa y yo queríamos blanco y azul respectivamente, pero no encontramos gatos así en la investigación que realizamos.   Todas las condiciones terminaron orillándonos a comprar un gato de un color que probablemente no hubiéramos escogido por gusto propio.

Ahora nos decía nuestra hija que justamente era ese el color que ella quería el día que tuviera a su gato. (que seguía sin imaginarse lo cerca que estaba de tenerlo)

Por un momento, al ver el color del gato, pensé que mi esposa le había dicho algo, y ella pensó lo mismo sobre mí.   ¡Era una “casualidad” increíble!  Pero no, ninguno de los dos había hablado, así que para nosotros era obvio que se trataba de LOA.

Cuando estás en tu vortex, LOA se encarga de sincronizar todos los recursos para darte lo que deseas.   Y aunque no necesariamente sucede exactamente como lo tenías pensado, hay veces, como esta, que te da exactamente lo que querías.  Sin importar que haya personas alrededor que tengan una intención diferente.   Como mi esposa y yo, que teníamos pensado escoger otro color, pero el Universo nos lo impidió.  El Universo sabía exactamente cuál era el gato que nuestra hija había depositado en su vórtex de los deseos, y ese fue exactamente el gato que el Universo nos orilló a comprar.

De alguna forma me sentí como un títere, manipulado por el Universo para satisfacer sus planes de entregarle a mi hija el deseo exactamente como ella lo deseaba.  Si me jacté en algún momento de mi iniciativa y esfuerzo para obsequiarle a mi hija un gato, en ese momento me daba cuenta que tan sólo había sido un conducto para que el Universo se lo entregara.   Y que a pesar de mis limitaciones, ignorancia y perspectivas erróneas con respecto al gato ideal para mi hija, el Universo se encargó de llevarme por mi camino de menor resistencia hacia el gato exacto que el Universo ya había planeado para entregarle a mi hija.

El control que pensaba que tenía para tomar decisiones, repentinamente se tornó borroso.  El significado de libre albedrío cambió en mí para siempre ante la secuencia de eventos que el Universo coordinó y me forzaron de alguna manera exactamente al que podría ser el único lugar y tiempo en el que podría haber encontrado ese gato persa de la edad exacta y el color preciso.

Según fui adentrándome más en las enseñanzas de Abraham, y en el tema de la cocreación, aprendí que cuando estamos alineados no sólo obtenemos lo que deseamos para nosotros mismos.  Cuando estamos alineados con Dios, con nuestro ser interior, Éste actúa a través de nosotros para entregarle a otros los deseos que han depositado en su vórtex.  Y decir que somos utilizados por Dios para conseguir esto es una forma muy negativa de describirlo, pues estar alineados con el pensamiento de Dios es lo mejor que nos puede pasar.   No hay nada que se sienta mejor que ser uno con Dios.   La claridad de nuestros pensamientos se incrementa exponencialmente.  Es cuando tenemos momentos de genialidad, de inspiración, y las intenciones de Dios se convierten en nuestras propias intenciones.   Y nuestro premio al seguir esos impulsos de la mente de Dios en nosotros es una gran satisfacción y amor.   Seguir nuestros impulsos desde nuestra alineación, aunque sean para llevarle a otro sus manifestaciones sienten igual de bien, o incluso mejor que cuando lo hacemos para obtener nuestros propios deseos.   Pues, por un instante tenemos una pequeña probada de lo que Dios siente y hace por sus hijos.

Las sorpresas no terminan con LOA

Con la sorpresa del color del gato, y sin que nuestra hija sospechara nada, avanzamos en nuestro camino a la ciudad donde recogeríamos al gato.  Y por cosas del destino (o mejor dicho, de LOA) llegamos una hora antes de la cita acordada para la entrega, por lo que tuvimos que buscar un lugar para hacer tiempo.  Fuimos a una plaza cercana, que estaba a 5 minutos del lugar donde recogeríamos al gato.  Y cuando yo pensaba que ya no podía haber otra prueba de LOA, nos llevamos una sorpresa más.

Comimos un delicioso tlacoyo, algo similar a un sope relleno, de un estilo que nunca habíamos probado.  Lo compramos con una señora humilde y muy amable que tenía su asador de carbón y barro frente a una iglesia.   Mi esposa, quien gusta de hacerle plática a conocidos y extraños, le preguntó a la señora dótlacoyosnde vivía.   – En San Sebastián de los Ranchos- contestó ella.    En ese momento mi hija, la del  gato, quedó sorprendida, pues justamente estaba leyendo un libro donde el personaje principal vivía en ese pueblo desconocido y que por lo menos nosotros jamás habíamos escuchado nombrar.

A mí me sonó como el último de los pueblos del que alguien podría enterarse.   Así que una vez más nos sorprendíamos por esas “casualidades” que LOA traía a nuestra vida.   Una casualidad muy afortunada también para la señora, por cierto, quien también tuvo que ser responsable de este encuentro con sus vibraciones (se le llama cocreación), pues mi esposa le obsequio una ropa que “casualmente” llevaba ese día en el auto, para su pequeña hija, quien le estaba ayudando en la venta de los tlacoyos.   Como lo expliqué antes, somos componentes creativos en las manifestaciones de los demás.

Sorprendida, mi hija me comentó: – ¡Papi! cuando me ocurren este tipo de manifestaciones, como lo del pueblo de la señora y mi libro, siento que estoy muy cerca de tener a mi gato.

¡ QUÉ !

Aún ahora cuando lo escribo no puedo evitar que se me salgan las lágrimas de la emoción.  Estábamos a unos 10 minutos de darle la sorpresa con su gato, y su ser interior le daba señales claras de que estaba en el camino correcto hacia la manifestación de su deseo.    Los niños nacen con la sensibilidad para seguir su camino de menor resistencia hacia la manifestación de sus deseos, pero cuando crecemos vamos perdiendo esa sensibilidad.

Era difícil contenerme de decirle la verdad.  Que estaba más cerca de lo que se imaginaba de tener a su gato.

Para mi orgullo y satisfacción, mi hija es una experta aplicando la Ley de Atracción.    No podían ser más acertadas sus palabras en ese momento.   Le dí la razón y le expliqué por qué:

– “Efectivamente hija, cuando se acerca tu manifestación, lo sientes como si fuera el siguiente paso natural, como si estuviera muy cerca.   Esto sucede cuando estás en tu vórtex o en el estado receptivo.   Cuando estás ahí, es normal que tengas todo tipo de manifestaciones, como el de esta señora y el pueblo que aparece en tu libro, y no sólo la manifestación de los deseos que has podido concientizar.”

Si me quedaba alguna duda, ahora, con lo del color del gato y este evento, estaba más que convencido de que LOA era responsable de la manifestación de su gato.   No importaba que yo hubiera pagado por el gato.  El Universo tuvo que orquestar muchas cosas adicionales.  Algunas de ellas conscientes para nosotros, y probablemente muchas de ellas que jamás sabremos que ocurrieron, con nosotros, con la criadora de los gatos, con los otros criadores que contacté, para que justo el gato que mi hija deseaba fuera el que se manifestara en su vida.gatoynina

Somos componentes creativos

Todos somos componentes de la creación para la manifestación de los demás.    Somos uno más de los recursos ilimitados que el Universo tiene a su disposición para manifestar cualquier cosa que desees.  Ahora estaba seguro de que yo era uno de esos recursos en esta manifestación, y definitivamente sería muy soberbio de mi parte pensar que era el único recurso que tenía disponible mi hija para obtener su gato.  Estoy seguro que si no hubiera sido yo, el gato habría llegado por otro medio.

Resumiendo el resto de la historia, te cuento que llegamos al lugar donde recogeríamos al gato.  Mi hija se decepcionó en un principio, pues no parecía un lugar donde hubiera una expo, como le habíamos diho.  Eso se lo confirmó la señora que nos abrió la puerta de la casa, pero nos ayudó a que la entrega del gato fuera un momento sorpresivo y memorable para mi hija y toda la familia.   Tanto mi hija, como mi esposa y yo nos emocionamos hasta las lágrimas por el momento de la sorpresa.

El dulce encuentro con tu manifestación

Mi hija estaba tan feliz, como podría estar quien llega a su destino en el camino a la manifestación de algo que desea con toda el alma.   Para mí era el momento de la culminación de todo un proceso con LOA por parte de mi hija, después de todo el camino que recorrió para obtenerlo.  Era como la graduación de mi hija en un nuevo nivel de comprensión de LOA, que sé que le servirá a lo largo de toda su vida.   Como dice Abraham: las palabras no enseñan, es la experiencia la que te enseña.

El gatito es hermoso, juguetón y cariñoso.  ¡Es una bola de pelos!  Todos en la familia estamos encantados con él, ypersitavanrojo más convencidos que nunca del poder de la Ley de Atracción.   Y más motivados que nunca a seguir practicando nuestra alineación y manifestando todo lo que deseamos en nuestras vidas.    Pues, no hay nada que no podamos ser, hacer o tener, si lo deseamos y lo creemos lo suficiente.  Tal como nos lo demostró nuestra hija y el Universo con la manifestación de su gatito persa Van Rojo que cumplía dos meses el día del cumpleaños de mi hija, al igual que lo hemos vivido muchas otras veces.

Espero que esta anécdota te haya parecido interesante, y que te haya ayudado a entender un poco mejor el proceso para manifestar tus deseos.  Recuerda que en este sitio puedes encontrar muchos testimonios, y los procesos necesarios para poder manifestar lo que deseas.   No dejes de leerlos e inscribirte para recibir el boletín.

Y por favor, déjame un comentario para saber que alguien está leyendo los artículos que estoy dejando.  Me dará mucho gusto saber de ti.

 

Te deseo unas felices manifestaciones.

El aprendiz de LOA

Otros testimonios…

 

¡Aprende LOA gratis por correo!

Aprende los secretos de la Ley de Atracción de una forma simple, práctica e interesante con el Aprendiz de LOA

I agree to have my personal information transfered to AWeber ( more information )

Podrás cancelar tu suscripción en cualquier momento.

18
Déjame saber si te gustó con un comentario

avatar
10 Comment threads
8 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
9 Comment authors
CarlosMeditación gatuna o no hay deseos absurdos - El Aprendiz de LOACuidado con lo que no deseas – El Aprendiz de LOAodilon garcia mendozaDaniel Recent comment authors
más nuevo más viejo más popular
Carlos
Invitado
Carlos

Buenas noches Aprendiz.
Estoy leyendo tu libro y tengo lograda mi manifestación de recibir información real de alguien que ha alcanzado resultados con la práctica de LOA. Me resulta confuso cuando en tu testimonio No.10, un gato cortesía de LOA, cuando dices que perdemos la pasión y el interés por nuestros deseos y eso aleja la manifestación, y yo había entendido que solo basta con unos pocos segundos de deseo puro, bien alineado, sin pensamientos de resistencia y que el universo se encarga de lo demás. Me podrías ayudar a entenderlo?
Te agradezco todo lo que me has dado.

trackback

[…] artículos, sabrás que mi hija manifestó un gato  (puedes conocer la historia en el artículo de Un gato, cortesía de LOA)   Es un un gato persa, y como a la mayoría de los gatos de esta raza, lo que más les gusta es […]

trackback

[…] gato con el veterinario para que le cortaran el pelo (si te interesa saber más sobre mi gato lee Manifiesta un gato) .   Mantener peinado y sin nudos el pelo de un gato persa no es algo que contemplamos cuando […]

odilon garcia mendoza
Invitado

Hola estoy tan interesado en los conocimientos de LOA, que me estrelle con Deepak Chopra, con su tema de que no es la Ley de Atraccion la que funciona sino una palabra que se llama incertidumbre, desapego, que para mi es algo asi como la fe de la que habla san Pablo en Hebreos 11-1, por la fe Moises hizo tantas demostrasiones, pero me pregunto fue en verdad esos aconteciminetos, hechos reales que al momento materealizo, habrir el mar, ???, los ejercitos detras de ellos para aniquilarlos, asi de rapido habrio el mar y paso tranquilamente, cuando iban ancianos niños,… Leer más »

Daniel
Invitado
Daniel

Es sin duda una historia conmovedora, que nos impulsa a creer en nosotros mismos con todas nuestras fuerzas, a encender nuestra llama interior para el deseo y cumplimiento de lo que queremos atraer. No hay nada más hermoso que conocer el significado del amor propiciado y emanado de un humano hacia un animal que fluye energía y que también absorbe. Las distintas manifestaciones parecen magia y estoy seguro que de confiar en lo que somos podemos lograr cosas inexplicables como es la naturaleza del mismo universo.

gloria hernandez
Invitado
gloria hernandez

Hola hoy me he llevado una gran sorpresa no entendia quien era Abraham pero al terminar de leer supe que ya habia leido ese libro y me lleno de emocion esto fue hace 10 años pero en ese momento no lo entendi hoy le doy las gracias por hacerme mas facil para entender y poder explicarselo a mis hija ,bendiciones y gracias

Alma Delia Rolón G.
Invitado
Alma Delia Rolón G.

Excelente estoy leyendo nuevamente el libro de la Ley de Atracción xq quiero aprender mas.- gracias por compartir.

Carolina
Invitado
Carolina

Gracias¡¡… sabes? Soy fan de Esther y Jerry pero…. Hace unos días dije… Loa mándame a alguien de “a pie”, que me cuente casos reales en su vida…. Me apetecía tanto escuchar algo como lo que has contado del gato… he llorado de emoción¡¡ jajajaja. Creo que Loa me ha traído aquí. Muchas gracias, y… por favor…no dejes de escribir. Un gran abrazo.

Juan Penagos
Invitado
Juan Penagos

Últimamente he pasado por un proceso que me dejo sin esperanza, sin ilusiones y pero aun, sin fe. Poco a poco, paso a paso me he ido recuperando, solo faltaba un pequeño empujón para que estuviera mejor, que digo “mucho mejor”; he estado leyendo lo que publicas y me he dado cuenta de que esto que me paso era necesario para saber quien soy y eso me llena el corazón de fe, ilusiones y empiezo a tener esperanza. La historia del gato, esa historia del gato me levanto de entre los muertos y ahora se porque es que me ha… Leer más »

Lau
Invitado
Lau

Me encanto tu relato es muy inspirador.