La Ley de Atracción y la muerte de tus padres

En esta ocasión mostraré un hermoso testimonio que nos comparte Adriana, una lectora del sitio de El Aprendiz de LOA.  En éste, Adriana nos platica cómo es que se cumplió un antiguo deseo que puso en manos de Dios, a quien ella llama Jehová:   El deseo de estar junto a su madre cuando falleciera o hiciera su transición.  Sabiamente nos recuerda en su testimonio que no existe la muerte.  Algo que todos deberíamos de tener muy presente, dado que el miedo a la muerte es el responsable de muchas de nuestras bajas vibraciones.

¿Quién no quisiera estar junto a sus padres en un momento tan importante?  ¿Fue la fortuna de Adriana la que le permitió estar en el momento justo?  ¡Yo no lo creo!  No existe la suerte o la fortuna.  Existen las vibraciones, los deseos y las creencias o expectativas, que nos permiten crear nuestra propia realidad.

En este testimonio vemos que la Ley de Atracción no se trata únicamente de manifestar o desear cosas materiales, como dinero, un auto, una casa o vacaciones.  Tú puedes tener, ser o hacer lo que tú quieras, si emites las vibraciones adecuadas.   Toda tu realidad la creas como consecuencia de las vibraciones que emites en cada momento del día.   Y en este caso, nuestra amiga Adriana pudo manifestar ese gran deseo, en gran medida por la confianza depositada en Jehová, como ella y muchas otras personas le llaman a Dios.

Esta es la transcripción del testimonio de Adriana, a quien le agradezco por permitirme compartirlo con ustedes, y a quien felicito por tan extraordinaria manifestación.  A continuación las palabras de la misma Adriana:

“…este es uno de mis mejores testimonios que Dios ha obrado en mí (yo le llamo a Dios, Jehová)… 

Hace algún tiempo le pedí a Dios que me concediera la gracia de estar en el momento en que mis padres murieran (que ya sabemos que no existe la muerte).  No se cuántos años antes de esto, no lo recuerdo, pero este testimonio habla exactamente de lo que dice este artículo [refiriéndose al artículo de Cocreando para la transición al más allá]

Hospitalizaron a mi mamá el 28 de diciembre; estuvo tres días enferma de angina inestable.  Ella estaba consciente todo el tiempo.  Logré obtener permiso en mi trabajo para estar con ella esos días.  Platicamos, incluso hasta reírnos.  En las visitas ahí estaba. Dormí junto con mi esposo en el piso en la sala de espera.

Ella hablaba, se comunicaba y creíamos que iba a pasar el año nuevo en el hospital. Ya estaba preparada yo para eso. En un momento sentí la necesidad de decirle a Dios que me la dejara un momento más, sólo un momento más conmigo. Me sentí mal después, porque estaba pidiéndole quizá algo que Él no deseaba.  Pero, me la dieron de alta el 31 en la mañana, y yo ¡feliz! Si le meto cabeza, no debían haberla dado de alta. Pero, eso lo pedí ¿no?

La llevamos a casa y sentí la necesidad de hacerle su quehacer, tenía muuucho polvo en casa. Barrí y limpié la sala completamente, mientras ella platicaba con mi nuevo esposo. No teníamos planeado nada para ese día, pero fuimos a comprar cosas, vino tinto, queso, pan, pollito rostizado.  Gasté mi quincena ahí; no me importó. Hasta unas copas nuevas compré.

Llegó la hora de la cena. Cenamos, dieron las campanadas, mi papá brindó con ella por su amor de 45 años, la abracé y me dijo: sé feliz. Y le dije: yo también quiero que seas feliz, y me respondió: “si, yo voy a ser feliz”.   

Me llamó y dijo su nombre y fecha de nacimiento. Mi papá se fue a la cocina, tomé su teléfono y le mostré unas fotos que tenía con mi papá. Les tomé una foto a mis papás abrazados.    Borré de su teléfono unas fotos que le quitaban espacio, cuando le llego un mensaje por WhatsApp de mi hermano. Él le llamó por teléfono, y casi en seguida ella se puso pálida. 

¡Aprende LOA gratis por correo!

Aprende los secretos de la Ley de Atracción de una forma simple, práctica e interesante con el Aprendiz de LOA

Podrás cancelar tu suscripción en cualquier momento.

Cabe mencionar que ella en hospitalización me dijo que le daba miedo morir.  Le dije que no tuviera miedo, que si pasaba eso sólo se dejara ir, que yo iba a estar ahí cuando eso pasara.  Ahora estaba pálida, por lo que le pregunté si se había mareado; asintió con la cabeza.  La tome de la mano y recargué su cabeza en mi vientre. Ella usaba silla de ruedas, yo estaba parada y ella en su silla. 

Y ahí comenzó todo, ella jaló mucho aire, y la tomé de su cabeza en la base de la nuca y le dije fuerte: “¡Mami, si te tienes que ir, vete!” Ella jalaba aire. Le dije “NO TENGAS MIEDO, solo déjate ir, no te resistas, voy a cuidad de mi padre, tranquila, solo déjate ir”. Pero, CÓMO YO IBA A PENSAR QUE SE ESTABA YENDO? ¡Sentí esa necesidad de decir todo eso!, eso justo lo pedí hace años.

Tardó poco tiempo en partir… minutos… se fue sin sufrir. Dios me la dejó un poquito más. Así se lo pedí, y la acompañe en esta transición. Su rostro era muy tranquilo, sin miedo. Su cara como que se hidrató, no teníamos dinero para los servicios funerarios que tenía en su funeraria desde hace 40 años. A los 15 minutos cayó su pago con la notificación a su celular. Era la 1 am del 1 de enero, sobraron 75 pesos.

Ella sabía que yo estaría ahí con ella. Estuve y sigo en proceso de duelo ahora. La tristeza, la felicidad de haber estado ahí justo en ese momento. Cómo fue fluyendo todo y ha estado fluyendo desde ese día. Mi papá bien; lo normal para estos casos, pero de pie, comiendo y durmiendo.  Mi hermano encontró 4 días después el trabajo que anduvo buscando por varios años!!!.

Ahora LA QUIERO SOÑAR, quiero saber que esto en lo que creo fervientemente es VERDAD…Jesús dijo “Pide y se te dará”, y lo que le he pedido, utilizando las herramientas de la ley de la atracción, TODO SE ME HA CUMPLIDO.”

 

No importa el pretexto para tu alineación

¿Qué te pareció el testimonio de Adriana?  Si eres como, yo probablemente se te haya asomado por lo menos una lágrima de la emoción.  En este emotivo testimonio comprobamos que no hay límites para lo que uno puede desear y manifestar.

La buena noticia es que tú, al igual que Adriana, también puedes manifestar tus mejores deseos sin importar cuál sea el pretexto que utilices para alimentar tu confianza, tu fé, tu alineación o estado de receptividad.  No importa que deposites tu fé en Jehová, Dios, Universo, La fuente, Cristo, Espíritu Santo, Buda, virgen María, algún santo o quien tú prefieras.

Lo que mueve montañas, lo decía Jesús, es tu fé, aunque sea del tamaño de una semilla de mostaza.  No importa qué pretexto utilices para alimentar esa fé.   Ese sentimiento de confianza, seguridad, felicidad, amor o agradecimiento que sientes ante aquello que sabes que sucederá; aún y cuando no tienes pruebas que te aseguren que realmente será así.  La fé es una de las emociones más elevadas, y sabemos que la alineación o estado de receptividad precisamente se logra al vivir nuestras emociones más altas en la escala emocional.

Dios no está en contra de tus deseos

Hay un punto en particular sobre el que me gustaría aclarar brevemente.  Adriana sugiere que Dios podría no querer algo que ella deseaba (dejar un poco más de tiempo a su mamá).   Sé que es difícil de aceptarlo para la mayoría de las religiones, pero nosotros somos expresiones individualizadas  de Dios, no hay una separación entre Dios y nosotros.  Por lo tanto, aquello que deseamos, si sabemos distinguir entre un deseo real y una idea irrelevante, es un deseo también de Dios.

Lo único que impide que se cumpla ese deseo, no es la voluntad de Dios -como ente separado de nosotros que solemos imaginar-, lo único que impide que ese deseo se cumpla es nuestra propia desalineación con respecto a ese deseo.   Aunque, intentando profundizar un poco más al respecto, en la cocreación no se trata únicamente de nuestra voluntad o deseo, sino de la mezcla de las vibraciones, deseos y creencias de las personas que participan directa e indirectamente.  Nosotros no determinamos la realidad de los demás, pero en nuestra alineación podemos influir, como por lo visto sucedió con la mamá de Adriana.

En mi entorno y en el de muchas personas existe una frase que algunos católicos repiten con bastante frecuencia, y que minimiza sus vibraciones: “…si Dios quiere”.  Como por ejemplo en frases como: “Nos vemos mañana si Dios quiere“, “Voy a conseguir ese trabajo si Dios quiere“, “me voy a curar de esa enfermedad si Dios quiere“, etc.  Entiendo la posición de la gente que ha aprendido a ser sumiso a la voluntad de un Dios externo y perfecto ante sus hijos imperfectos.  Pero, ni Dios es externo ni está separado de nosotros, y ni somos sus hijos imperfectos, como Un Curso de Milagros y tantos maestros nos han explicado.  En el peor de los casos somos sus hijos absortos en un sueño creyendo que es la realidad.  Dios quiere lo que nosotros queremos, y nos lo intenta dar constantemente, pero generalmente no lo recibimos porque no logramos estar en el modo de receptividad.

Recibiendo la comunicación de los que han partido

Con respecto al deseo que expresa Adriana al final de su testimonio con respecto a poder soñar o comunicarse con su mamá, ¿está dentro de lo que podemos desear y manifestar con ayuda de la Ley de Atracción?

Si, ¡si podemos!, … si es que logramos mantenernos en el estado de alineación o de receptividad.

Y es que al ocurrir la transición de una persona, el cuerpo deja de cumplir su función, pero la parte más grande e importante de esa persona, lo que verdaderamente somos, sigue existiendo en un estado más pleno y sin las limitantes ni resistencia de nuestros sentidos físicos ni de nuestras creencias.

Abraham [Hicks] nos explica que todas esas personas que se han ido están al pendiente de  nosotros y fluyendo su consciencia a través de nosotros.  Y si somos capaces de alinearnos y mantener un deseo y puro por establecer comunicación con alguien muy específico, podemos lograrlo, de acuerdo al camino de menor resistencia y creencias de cada persona.

Puede ser en un sueño, en una meditación o en pensamientos que recibimos de su parte, en una idea inspirada, que generalmente creemos que proviene de nosotros mismos, pero que si lo analizamos veremos que son el tipo de ideas que normalmente habría tenido esa persona y no nosotros.  Y eso se debe a que es esa persona la que ha transmitido esa idea a nuestra mente.  Esas personas, que ahora forman parte del flujo de consciencia que existe dentro de nosotros está en constante comunicación con nosotros, pero si no logramos la alineación, nosotros somos los que nos impedimos poder “escuchar”.

No lo extrañes y lo manifestarás

Cuando extrañamos a esa persona, y nos sentimos tristes, no estamos alineados, no estamos en el modo receptivo.  No estamos en el paso 3 de LOA.  Por lo tanto, no podremos manifestar esa comunicación ni cualquier otro deseo que tengamos.   Esa es la ironía, pues generalmente nos mantenemos tristes cuando una persona amada hace su transición, y por lo tanto difícilmente podremos tener algún tipo de contacto o comunicación con eso que podemos llamar su espíritu o ser interior.

Cuando quieras recibir comunicación por parte de alguien amado que hizo su transición piensa en los momentos felices que pasaste con esa persona y alégrate por todo lo que representó en tu vida.  Y entonces podrás tener consciencia de la comunicación que esa persona tiene constantemente contigo.

Hay muchas más cosas que decir con respecto a la forma en que la Ley de Atracción y nuestro ser interior intervienen para que una persona haga su transición.  Jamás nos imaginaríamos que la muerte o la transición tiene que ver con las vibraciones de la persona. En algún otro artículo espero explicar ese tema al detalle.   Pues, la creencia de que la muerte es algo malo que nos pasa o le pasa a un ser querido, e incluso el hecho de pensar que la muerte realmente existe, es algo que nos mantiene estancados y nos impide manifestar muchos de nuestros deseos.

Para concluir, espero que el testimonio de Adriana te ayude a incrementar tu confianza y a comprender un poco mejor cómo manifestar tus deseos.  Recordemos que no hay límites para los deseos que podemos manifestar, siempre y cuando aprendamos a recibirlos alineándonos con nuestro ser interior, como lo explico en los diferentes testimonios de mi libro “No me digas que LOA funciona, ¡DEMUÉSTRAME!”, el cual te recomiendo si aún no lo has adquirido.

Y no olvides compartir tu opinión, dudas, comentarios o saludos aquí abajo, en la sección de comentarios.   Para saber que alguien está aprovechando las lecciones y testimonios que aquí comparto.

¡Felices manifestaciones!

El Aprendiz de LOA

 

Referencias:

P.D. Adquiere el libro de El Aprendiz de LOA y conviértete en un creador experto

Ya está a la venta el libro de El Aprendiz de LOA: “No me digas que la Ley de Atracción funciona ¡MUÉSTRAME!”, que incluye la explicación de los aspectos más importantes para que tú también hagas funcionar la Ley de Atracción por medio de 26 testimonios donde explico paso a paso la forma en que pensé y sentí para poder obtener cada una de las manifestaciones.    No hay mejor forma de enseñar que con el ejemplo, así que en este libro podrás aprender con testimonios reales para que muy pronto puedas compartir con nosotros tus maravillosas manifestaciones.  Obtenlo en el siguiente link:

¡Aprende LOA gratis por correo!

Aprende los secretos de la Ley de Atracción de una forma simple, práctica e interesante con el Aprendiz de LOA

Podrás cancelar tu suscripción en cualquier momento.

Déjame saber si te gustó con un comentario

17 Comentarios sobre "La Ley de Atracción y la muerte de tus padres"

avatar
Ordenado por:   más nuevo | más viejo | más popular
Adriana
Invitado

Y que todo esto sirva para seguir co-creando juntos esta maravillosa vida que se nos otorgo…y seguiremos deseando y seguiremos manifestando porque es una LEY la entendamos o no esta sigue operando…gracias Aprendiz por publicar mi testimonio! Lo lei y me sigue retroalimentando mucho lo vivido…sigamos creando y felices manifestaciones! abrazos con mucho mucho mucho Amor para ustedes

Clara Hernández
Invitado
Hola buena tarde: Es tan difícil expresar lo que siento y lo que pienso, tengo sentimientos encontrados y una enorme satisfacción y gratitud con Dios y contigo Aprendiz,, porque compartiste esta experiencia en el momento preciso para mi, estoy enfrentando un proceso como el de ADRIANA, y había leído varias veces el artículo “cocreando para la transición al mas allá”; pero faltaban ideas, quedaban dudas, no era suficiente y ¡¡ohhh sorpresa!!, el día de hoy abrí mi correo y encontré este articulo con todas las respuestas y la forma en que quiero actuar, son situaciones sumamente difíciles y me estaban… Leer más »
Isabel
Invitado
Grande Adriana¡ Nos ha mostrado que LOA esta presente en cada una de las acciones, resultados y deseos de nuestra vida, sin importar el qué . Agradezco que las personas compartamos nuestras experiencias , porque así crecemos todos , bajo la tutela y comentarios que lo clarifican todavía más , de nuestro querido APRENDIZ. Estoy de acuerdo en lo que dices , de cómo la visión que tenemos de la muerte baja las vibraciones , y de qué forma! . Como casi siempre que escribes , lo relaciono con mis reflexiones de los últimos días , y justamente escribía sobre… Leer más »
Cristina
Invitado

Maravilloso y hermosísimo testimonio. Gracias por compartirlo a Adriana y a ti. Me llegó, cómo no, en el momento perfecto. Justo hoy recibí hasta tres señales que me confirman esta realidad. Gracias, gracias, gracias.

Rosa María Andrade
Invitado

Hola Aprendiz de LOA, Ya extrañaba tus artículos, gracias por este nuevo regalo que me das.
Saludos.

Alde
Invitado

Excelente testimonio, una demostración de que nuestro poder creador es ilimitado.
Gracias!