Tu única responsabilidad para manifestar cualquier deseo

Una de las dificultades para poder comprender la ley de atracción y en general el desarrollo espiritual, se encuentra en lo limitado de las palabras y analogías que se utilizan del mundo físico para explicarlo, siendo que su esencia corresponde al mundo no físico.   Esto confunde a muchas personas que se vuelven fanáticas de los llamados libros “sagrados”, y se obsesionan pensando que todo lo que leyeron o escucharon sobre el tema debe tomarse de forma literal.   Sin entender que son simples analogías o modelos simplificados para poder inspirarnos o guiarnos, trátese de la ley de atracción o alguna religión.   Como dice Abraham [Hicks], las palabras no enseñan, lo que enseña es la experiencia.

Pensando en eso, intento en cada lección que publico aquí o en mi libro, explicar de la forma más simple posible los conceptos de la ley de atracción, esperando que quienes lo lean puedan entender y aplicar más rápida y fácilmente lo que yo y muchas personas hemos tardado mucho tiempo en comprender.  Me encantaría saber que gracias a mis explicaciones, más personas se conviertan de una forma rápida y fácil en creadores deliberados, capaces de manifestar cualquier deseo que tengan en su vida.

Buscando la claridad

La que explicaré a continuación es una de las analogías más simples y claras que he encontrado para ayudarme a entender de forma práctica nuestro único papel o responsabilidad en el  proceso de la manifestación de nuestros deseos.  Estoy seguro que si pones suficiente atención y confianza también a ti te ayudará a dar un paso más en el dominio de esta ley que puede transformar radicalmente tu vida.

Comencemos de esta forma: Imagina que cualquier manifestación que desees es equivalente a la manifestación de una gelatina.  Por supuesto hay miles de sabores, colores, tamaños, formas diferentes de gelatinas que cada persona puede preferir.  Tus deseos son tan variados como las gelatinas que podrían existir.  Tu gelatina puede tratarse de dinero, una casa, una relación, un viaje, un trabajo.  ¡Son tantas las opciones!

El Universo no necesita que le expliques

Dependiendo de dónde hayas aprendido acerca de la ley de atracción, es bastante probable que tengas la creencia que para manifestar tu gelatina (tu deseo) tienes que pensar, imaginar o disfrutar en tu mente su color, su tamaño, e incluso quizás los ingredientes y el sabor.   Probablemente hayas leído que debes actuar como si ya tuvieras la gelatina, para que tarde o temprano se convierta en realidad.   Es bastante probable que te hayan convencido que entre más tiempo pienses en los detalles de tu gelatina, más fácilmente será manifestada por la ley de atracción.

Y si lo piensas un poco, suena lógico, ¿cierto?   ¡De qué otra forma se enterará el chef (el Universo/Dios) cuál es la gelatina qué esperas!  ¡Nadie quiere que le preparen una gelatina de limón cuadrada si la que le encanta es de fresa redonda!

¡Cuidado!  Porque, aunque ese tipo de ejercicios pueden ser de mucha utilidad, su objetivo no consiste en aclararle al chef cuál es la gelatina que prefieres para evitar que se equivoque.

El chef (el Universo/Dios/tu fuente) sabe mejor que tú cómo es la gelatina que te hará feliz.  Pues, no necesariamente es como la visualizas o se la describes a otras personas.   En el transcurso de tu vida, con el contraste y variedad que has experimentado en las diferentes fases de tu vida, tu parte más esencial -aunque probablemente la que tienes en el fondo de tu subconsciente- ha ido identificando los ingredientes y características de la gelatina que te hará más feliz (paso 1 de LOA)

Así que decirle al chef en este momento cómo quieres tu gelatina puede resultar contraproducente.  Pues, tu parte consciente o racional -tu ego- puede estar creyendo que las características de tu gelatina ideal son unas, cuando en realidad podrían ser otras muy diferentes.

¡Aprende LOA gratis por correo!

Aprende los secretos de la Ley de Atracción de una forma simple, práctica e interesante con el Aprendiz de LOA

Podrás cancelar tu suscripción en cualquier momento.

Cuando intentas describir o verbalizar las características de la gelatina de tus sueños (es decir, de cualquiera de tus deseos), estás bajo la influencia de decenas o cientos de creencias y pensamientos de resistencia que te impiden poder identificar acertadamente los detalles de tu gelatina ideal.  Gran parte de las ocasiones, la gelatina que crees desear es la que otras personas te han asegurado que es la gelatina perfecta.  En tu afán consciente o inconsciente de complacer a los demás, esa es la gelatina que sueles describir como tu gelatina ideal.

¿Tu deseo o el de los demás?

Muchas de las veces describes como tu deseo, la gelatina que los demás creen que te hará feliz, o la que hará felices a los demás (o creen que los hará felices, pero  tampoco lo pueden asegurar).  Sólo tu parte más íntima, la cual ensombreces con tus traumas y creencias, sabe cuál es la gelatina que realmente te hará feliz.

No quiere decir que para todos y cada uno de los deseos sea así, pero para la mayoría de tus deseos importantes suele serlo.

El punto es que generalmente pierdes tu tiempo con esos ejercicios cuando crees que le estás explicando o pidiendo al Universo una gelatina con ingredientes, colores, sabores específicos (de tu pareja ideal, casa ideal, trabajo ideal, etc).

Entendámoslo … !No es necesario hacerlo!  El Chef ya lo sabe y lo sabe mejor que tú.

Aunque tus deseos se mantengan ocultos en tu subconsciente, el Universo los tiene claros.  Y lo mejor de todo es que está listo para proporcionártelos desde el instante en que lo fuiste identificando inconscientemente.

¿Y si el Universo se equivoca y me trae una gelatina que en realidad no deseaba?

Eso no sucederá si haces la parte que te corresponde.

¿Cómo sabré que la gelatina que manifieste es la que deseaba en mi subconsciente o que había depositado en mi vórtex?

Lo sabrás porque ni la que tenías conciente te hará tan feliz al recibirla.   A todos nos ha pasado que vivimos una experiencia o recibimos algo que desconocíamos que existiera, y al recibirlo o vivirlo nos provoca mucha alegría.   Nada te puede hacer feliz si no es algo que deseabas consciente o inconscientemente.   Sólo te puede hacer feliz lo que has depositado en tu vórtex.  ¿Nunca has dicho algo como: “nunca imagine que  podría enamorarme de una persona así“?   Eso ocurre porque no lo tenías claro en tu parte consciente, pero sí en tu parte subconsciente.

Pero, gran parte de lo que acabo de explicar es probable que ya lo supieras.  Sobre todo si has leído las lecciones que te he compartido en este sitio.  El aspecto clave, y motivo de este artículo o lección, lo explicaré a continuación.

La parte que falta

Sea que tengas claro cuál es tu gelatina ideal o sólo la tengas identificada en tu subconsciente, hace falta algo elemental para que puedas recibirla.

No es la receta, no son los ingredientes, ni es el tiempo invertido en desearlo.

¡Lo que hace falta es … el molde de la gelatina!

¿Alguna vez has tratado de hacer una gelatina sin molde?

Si lo intentas, el resultado que obtendrás no será muy apetecible.  Por más que te esfuerces, si no tienes el molde, jamás podrás tener tu gelatina.  ¡Punto!

Por lo menos necesitas un recipiente que te sirva de molde improvisado.  Podría ser un vaso, una tasa, un plato… ¡hasta una cubeta te podría servir de molde!.  Tal vez no obtengas la gelatina perfecta, pero por lo menos tendrás una gelatina!

Para recibir tu gelatina, o cualquier deseo que tengas, no necesitas darle o decirle al chef cuáles son los ingredientes o características.   Tú única labor consiste en proporcionarle el molde apropiado para que el chef pueda depositar los ingredientes que formarán tu gelatina.

Dependiendo de tu deseo, el molde podrá ser chico, grande, redondo, cuadrado, con figuras, etc.   Así que debes de tener cuidado en proporcionar el molde justo para la gelatina que deseas.  Porque el Universo entregará la manifestación de acuerdo al molde que proporciones.

¿Y dónde consigo ese molde?

¡Excelente pregunta!

Tu responsabilidad

El molde que proporcionas está formado por las emociones positivas que has estado sintiendo últimamente.   Éstas deben de coincidir con las que esperas sentir el día que obtengas tu gelatina.   Las emociones positivas que crees que obtendrás cuando llegue tu pareja ideal, el dinero que deseas, la casa de tus sueños, o cualquiera que sea tu deseo son las que forman el molde.

La única razón por la cual tenemos deseos es porque creemos que nos sentiremos más felices, seguros, completos, en paz al alcanzarlos.

Aprende a sentir eso que crees que sentirás en el momento futuro de tu manifestación y habrás puesto el molde a disposición del Universo, quien ha estado esperándolo para depositar/manifestar  tu gelatina.  Esa gelatina que no te había podido entregar antes porque el Universo, con todo su poder infinito y su capacidad para preparar cualquier gelatina, tiene una “debilidad”: no puede conseguir los moldes por ti.

Le llamo debilidad entre comillas, porque en realidad no se trata de una debilidad, sino que en el proceso creativo y en la expansión eterna del Universo, a nosotros, como extensiones de Dios, nos corresponde la responsabilidad de participar con esa función.   El Universo no te dará nada si tú no pones el molde necesario para que te lo proporcione.  Y te estoy hablando de lo bueno, pero también de lo malo.   No hay nada que obtengas porque Dios lo decidió de forma unilateral.    Tú, en la mayoría de las ocasiones de forma inconsciente, proporcionaste los moldes para cada manifestación que has vivido.

Primero siente, después manifiesta

Lo he explicado en la mayoría de los artículos.  Debes de ser capaz de sentir las emociones positivas que la futura manifestación crees que te proporcionará, aún y cuando en este momento desconozcas por completo cómo o cuando lo podrías obtener.    Aunque tengas deudas tendrás que sentir la prosperidad, aunque te encuentres sólo tendrás que sentir la emoción de la compañía de ese ser amado virtual, aunque estés muriéndote del dolor físico tendrás que sentir la paz y tranquilidad que proporciona la salud.

Ese sentimiento de prosperidad, de compañía, de bienestar que generes sin motivo aparente es justamente el molde que el Universo necesita para brindarte los ingredientes y el proceso/camino que necesitas para manifestar tu gelatina.

Vendrá en forma de

  • ideas inspiradas que tendrás sobre cómo y dónde actuar,
  • en forma de encuentros “casuales”,
  • con situaciones en las que te involucrarás en el lugar y momento justos,
  • vendrá en forma de información que aprenderás y te permitirá actuar,
  • y en forma de personas y objetos que aparecen de la nada en tu vida ayudándote a obtener eso que tanto deseas.

No puedes tener la gelatina de la pareja  ideal si tu molde es el de la soledad.   No puedes tener un trabajo bien remunerado si tu molde es el de miedo a que se te retrase el pago de tus deudas.  No puedes tener salud si tu molde es el de la tristeza y desesperación ante el dolor.  No puedes tener una gelatina en forma de corazón si tu molde es cuadrado.

Cuidado con tu molde

Disculpa que lo diga de esta forma pero, si el molde que le preparas al Universo es una bacinica… ¡adivina que recibirás!

Así que piénsalo dos veces antes de mantenerte en la tristeza, enojo, soledad, frustración o cualquier otra emoción negativa.  Porque no le puedes ocultar al Universo los moldes que has preparado.   Una vez que éste vea que has creado un molde, depositará ahí lo que sea compatible con ese molde.

¿Así que, ya decidiste cuáles serán los moldes que fabricarás?  La mayoría de tu vida has estado preparando moldes de una forma inconsciente.  Reaccionando impulsivamente ante las situaciones de tu vida.   Poniendo atención a aspectos de tu vida y de los demás que no te provocan emociones positivas.

La buena noticia es que todos tenemos la capacidad de decidir conscientemente cuáles son los moldes que pondremos a disposición del Universo.  Sólo tenemos que practicarlo; y para eso te ayudarán los ejercicios que te he explicado en este sitio.   Sabiendo eso, estoy seguro que decidirás acertadamente en qué emociones invertirás las horas y minutos de cada uno de tus días.   Puedes regresar a este sitio para obtener más guía e inspiración para hacerlo.

Para terminar, te pido que dejes un comentario aquí abajo.   Cuéntame qué te pareció la lección, o comparte alguna experiencia que hayas tenido, o simplemente mándame un saludo.   Me encantará saber que estás aprovechando esta información para transformar tu vida.

¡Felices manifestaciones!

El Aprendiz de LOA

Referencias:

P.D. Adquiere el libro de El Aprendiz de LOA y conviértete en un creador experto

Si te gusta aprender con el ejemplo, no te pierdas el primer libro de El Aprendiz de LOA: “No me digas que la Ley de Atracción funciona ¡MUÉSTRAME!”, que incluye la explicación de los aspectos más importantes para que tú también hagas funcionar la Ley de Atracción por medio de 26 testimonios donde explico paso a paso la forma en que pensé y sentí para poder obtener cada una de las manifestaciones.      Obtenlo en cualquiera de los siguientes links:

 

¡Aprende LOA gratis por correo!

Aprende los secretos de la Ley de Atracción de una forma simple, práctica e interesante con el Aprendiz de LOA

Podrás cancelar tu suscripción en cualquier momento.

Déjame saber si te gustó con un comentario

36 Comentarios sobre "Tu única responsabilidad para manifestar cualquier deseo"

avatar
Ordenado por:   más nuevo | más viejo | más popular
Erin
Invitado
¡Muy buenas! En primer lugar agradecerte la labor que haces; tras varios años leyendo acerca de LOA y prácticamente desde siempre notando esas ‘casualidades’ en mi vida con más o menos intensidad dependiendo de la época, puedo decir que, en mi experiencia y opinión, a día de hoy eres la persona que proporciona información más completa, detallada, clara e inspiradora sobre este tema en idioma español. Mi impresión es que eres una persona honesta y fiable, una joya en esta era digital en la que tan difícil puede resultar diferenciar el grano de la paja. Dicho lo anterior, es gracioso… Leer más »
Carol
Invitado
Hola Aprendiz de Loa! Sentí el deseo de volver a escribirte; es que me hace muy bien y me encanta este blog. Quería contarte una manifestación que tuve. No fue instantánea pero igualmente fue maravillosa. Yo quería algo de dinero y una vez había oído en las noticias que una persona le habian enviado dinero por error a su cuenta. Entonces, quise me sucediera lo mismo. Elegí un monto creíble para mi mente que fueron unos 100 dólares. Si me imaginaba un millón de dólares no lo iba a creer posible. De vez en cuando, no todo el tiempo, me… Leer más »
Rey
Invitado

Hola amigo… gracias por esta excelente analogía. Tengo tiempo leyendo tu pagina y me parece muy buena. Tengo aproximadamente escuchando a Abraham-hicks como 7 años, pero aun me cuesta manifestar, sobre todo la parte económica. Al día de hoy trabajo como 12 hrs diarias y no se refleja en mi bolsillo… tendras algunos sugerencias para mi. Saludos.

SALVADOR CAMPOS
Invitado

si gracias ,

Cristina
Invitado

Gracias por tu amabilidad y dedicación con los lectores, y por recordarme que cada momento es en sí una manifestación.

Yaro espinosa
Invitado

Ya se te extrañaba,me encanta leer tus enseñanzas , espero pronto manifestar mis deseos

Alejandra
Invitado

Me encantó el artículo, gracias por compartir, mi vida a dado giros desde que leo tus consejos! GRACIAS!!!

Yanina
Invitado

Muy buena info me pasaba lo que decías en la primera parte! Ya lo estoy poniendo en práctica! Gracias gracias gracias!

isabel
Invitado
Aprendiz¡¡ cuanto tiempo , que alegria ¡ Que bueno el ejemplo de la gelatina, me encantaria saber de dónde vino esta idea con la gelatina precisamente jajaj , seguro que fue por algo¡ ¿Sabes cuando alguien te da una metáfora y ya se te queda en tu dia a dia? Lei ayer el post y hoy ya dependiendo de mi emoción , ya la visualizo como molde. Super buen ejemplo y potentisimo. Ya sabes que muchas veces te he escrito para decirte lo bien que entiendo LOA y como me cambiaste la percepcion y los conocimientos que tenia hasta ese… Leer más »
Yadira
Invitado

Gracias por darte tiempo para seguir enviando los artículos nos ayudan a recordar no bajar la guardia en lo personal he recibido gratas manifestaciones y me pone feliz saber qué es real.

María Jesús
Invitado
Hola! Me encantó el artículo…llevo como un año y medio practicamdo la ley de la atracción, desde que descubrí a Abraham gracias a mi hermana! En este tiempo voy practicand, aprendiendo…y teniendo manifestaciones, pequeñas cosas pero son esas pequeñas cosas las que me indican que estoy en el camino correcto. También es verdad que no consigo una alineación con mi Ser todo el tiempo, pero lo que si he conseguido es estar consciente de todo lo que sucede a mi alrededor y eso me ha enseñado que todo tiene un significado aunque no lo vea inmediatamente. Os doy las gracias… Leer más »
leonor
Invitado

Gracias, está excelente la explicación, estos días precisamente con situaciones difíciles que he tenido me he involucrado en el miedo y en el terror al futuro olvidando todo lo que ya se de como funciona el universo, pero es que a veces estamos tan inmersos en el mundo material y en nuestros dramas que olvidamos como funcionan las cosas o no podemos cambiar la actitud negativa, estoy intentándolo de nuevo con todas mis fuerzas para no caer en la negatividad, gracias, saludos

Estrella Checa Ruiz
Invitado

Me encanta ❤.
Eso es lo que pienso yo muchas veces, que el universo sabe mejor que yo lo que quiero y que si me siento bien y soy feliz de manera incondicional las cosas sucederán porque otras veces ha ocurrido :).

Alde
Invitado

Excelente analogía, como siempre muy clara, este es uno de los procesos más difíciles de entender y sobre todo de practicar.

Muchas gracias

Carol
Invitado
Gracias por un nuevo artículo! Lo estaba esperando con ansias! Te cuento que tengo muchos deseos depositados en mi vortex, algunos más importantes que otros. Mi pregunta: ¿Se puede pedir al Universo varios deseos al mismo tiempo o crees que primero debo enfocarme en uno solo y cuando ese se manifieste recién ahí puedo pedir otro deseo más? Por ejemplo, si quiero una pareja y progresar económicamente ¿Puedo pensar en ambos asuntos o primero debo esperar (sintiendo que ya lo tengo) una pareja y luego, una vez que encuentre pareja, pienso en el tema económico? No soy novata en la… Leer más »