Evitando una operación de emergencia usando LOA

Has sido una persona sana durante varios años…   tanto así, que nunca has tenido que ser hospitalizado y mucho menos, operado.   Tus conocimientos y experiencia con la ley de atracción y el manejo de tus vibraciones te han mantenido extraordinariamente sano…   Un día, aparentemente de la nada, sientes un dolor tan intenso que te provoca escalofríos y náuseas, al grado de mandarte a la sala de urgencias del hospital…   El doctor te diagnostica un cálculo (piedra) en las vías urinarias…  Recomienda hospitalización y un procedimiento para sacar la piedra y así impedir que el riñón siga inflamado y se incremente el malestar.

¿Qué hacer en una situación como ésta, cuando eres un aprendiz de la Ley de Atracción?  ¿Si todas nuestras manifestaciones dependen de LOA, no debería también ayudarnos a “desmanifestar” las manifestaciones que no nos agradan?

Esta era la situación en que me encontraba hace unas pocas semanas; sorprendido ante una condición médica que parecía terminar con mi racha de toda la vida sin hospitalización ni operaciones.   Al final todo salió bien y me libré de la operación en el último instante; pero, ¿qué fue lo que hice para que así sucediera? ¿Es algo que todos podemos hacer? o ¿fue simplemente mi suerte la responsable?

Cuando no sirve el paracaídas

A continuación te platicaré cómo fue mi proceso con la ley de atracción, no sólo para evitar la operación, sino para que la piedra saliera tan sólo media hora antes de pasar a quirófano.   Analizaremos, de acuerdo a mi experiencia y conocimiento, qué tan factible es resolver una situación de emergencia como ésta utilizando nuestros conocimientos y experiencia sobre las Leyes del Universo y el manejo de nuestras vibraciones.

Abraham [Hicks] nos explica que estar en medio de una manifestación indeseable, es equivalente a encontrarnos en caída libre después de lanzarnos de un avión y darnos cuenta que no tenemos paracaídas.    -“Relájate… que ¡pronto terminará!” -dice Abraham.

¿Significa eso que debemos de resignarnos y resolverla por medios físicos (como una operación)?  ¿Acaso no hay nada que podamos hacer con LOA para salir bien librados y obtener una manifestación milagrosa y rápida?  Nadie quiere estar en esa situación, pero tarde o temprano manifestamos una crisis de la cual quisiéramos librarnos mágica y milagrosamente.

Dios no es una farmacia

La mayoría de nosotros tendemos a acordarnos de Dios y practicar todas las oraciones a nuestro alcance cuando estamos en medio de una crisis, como lo es una condición médica de emergencia o grave.

“Diosito, Diosito, si curas a mi esposa de esta enfermedad (o a mí, o a mis hijos) te prometo que iré  de rodillas a la Catedral de Cuahalango a rezarte un rosario cada año”.  

No quiero sonar irrespetuoso con lo anterior, pero lo pongo de ejemplo para resaltar el punto.   Muchos usan a Dios como una farmacia; sólo se acuerdan de Él cuando están enfermos o tienen a alguien enfermo.

Y esa forma desesperada de rezarle a Dios y a todos los santos, ¿qué resultado nos ha dado?  ¿Nos ha sacado de aprietos?  … y si salimos de la enfermedad, ¿tenemos la seguridad que se debió a la promesa que le hicimos? o ¿era algo que ya estaba predestinado?

Hasta lo que he aprendido y entendido sobre las leyes del Universo/Dios, no es ese tipo de promesas las que nos pueden hacer el milagro.   Dios no hace intercambios, ni nos pone en situaciones difíciles para obligarnos a ser mejores personas.   A menos que tu creencia de que las promesas a Dios son tan efectivas, que hacerlo incremente tus vibraciones lo suficiente como para provocar la manifestación.  Todo depende de las creencias y percepciones de cada quien.  No importa el pretexto que uses para incrementar tus vibraciones.

Identifica cuáles son tus vibraciones

Todo lo que nos sucede en nuestro día a día, minuto a minuto, son manifestaciones que nos ocurren como resultado de las vibraciones que hemos emitido, tanto individual como colectivamente.

Pero, ¿Cómo saber en qué frecuencia están tus vibraciones?

Hay dos formas de descubrirlo: por medio de tus premanifestaciones y tus postmanifestaciones.  Tu vida será mejor si te concentras en la primera.   Es la que necesitas para ser un creador deliberado y no uno por default. Más, la segunda también te puede ser de mucha utilidad para evaluar qué tan bien estás manejando tus vibraciones.

La primera, la premanifestación, se refiere a tus emociones de cada momento.  Si te sientes triste o enojado, debes de considerarlo como una señal que te está indicando que tus vibraciones en este instante no son las que más te conviene para tus manifestaciones futuras.  En cambio si te sientes feliz, apasionado, esperanzado… significa que estás emitiendo vibraciones positivas.  Y estarás atrayendo manifestaciones compatibles con esas vibraciones.  La premanifestación, tu emoción del momento, es el indicador que te dice el nivel de gasolina y que te da la oportunidad de hacer algo antes de que te quedes parado a media carretera.

La ventaja de la premanifestación es que estás a muy buen tiempo de hacer algo al respecto.  Si te sientes triste o enojado, tienes la capacidad de hacer algo, por ejemplo utilizando los diferentes juegos o procesos que te he explicado aquí, para transformar esa emoción en una mejor.  Si tan sólo subes tu emoción de cada momento un escalón en la escala emocional, estarás manifestando un mejor futuro (te recomiendo estudiar la lección de “La escala de emociones“)

En cambio, con la postmanifestación descubres cuáles fueron tus vibraciones del pasado, gracias a que hay una manifestación física tangible que puedes observar.

¿Te ganaste la lotería?  significa que tuviste vibraciones positivas.   ¿Terminaste en urgencias en el hospital?  significa que has emitido vibraciones negativas.

Ajusta tus vibraciones antes de que sea muy tarde

No quiero entrar a detalle explicando que en realidad emites vibraciones con respecto a muchos temas, por lo que podrías ganarte la lotería al mismo tiempo que terminas en urgencias en el hospital.  Tendrás tantas vibraciones como asuntos de tu interés tengas en tu vida: salud, dinero, relaciones, matrimonio, hijos, trabajo, casa…etc.  En algunos de ellos puedes tener las vibraciones en su nivel más alto, mientras que en otros pueden estar en lo más bajo.

Hazte el hábito de concentrarte en tus premanifestaciones -tus emociones del momento-, cuando el impulso o momentum de tus vibraciones te permite con mayor facilidad hacer un cambio en caso necesario.  Si te esperas a que haya ocurrido la manifestación física (postmanifestación) será tarde para hacer algo, en la mayoría de los casos.    El momentum o impulso de la vibración ha crecido tanto en esas situaciones, que precisamente lo ha llevado a esa manifestación física (las emociones son también una manifestación, por cierto).

Y ante ese impulso tan grande de las vibraciones que te han llevado a una manifestación, tratar de corregirlas en ese momento, ajustando tus vibraciones, no necesariamente te dará resultado.  Resulta muy difícil cambiarle la dirección en un instante a un tren que va a 100 km por hora.  Si te ocurre una condición o manifestación que requiere atención urgente, como un cálculo renal, es mejor utilizar las técnicas y acciones que nos hemos inventado las personas para poder resolverlo.  Como por ejemplo… operarte o tomar tus medicinas.

Así que, en eso pensé cuando me llevaron al hospital de emergencia y me dijeron que se me había formado una piedra que debían de extraer.   En cuanto pude respirar un poco, después de aplicados los analgésicos, revisé mentalmente las herramientas que tenía el Aprendiz de LOA en esa situación en la que mis vibraciones, conscientes o inconscientes, me habían puesto.

Deseo sin obsesión

¿Debía de hacer algún ejercicio de visualización donde me imaginara sano y feliz? … es una opción, y de cierta forma la llevé a cabo.  Aunque, sin obsesionarme en pensar que eso me debería de librar de la operación.  Lo hice como una forma de relajarme y sentirme tranquilo.  No pretendía que mi manifestación fuera librarme de la condición física.  Buscaba con mis ejercicios que mi manifestación fuera un estado de tranquilidad, libre de miedo. Es decir, elevar mis vibraciones aún en medio de esta crisis.

¿Tenía la seguridad de que mi conocimiento y habilidades con la Ley de Atracción me podría salvar de la operación?  — Mentiría si dijera que si.  Lo que recordé fueron las palabras de Abraham [Hicks] con respecto al paracaídas.   Estaba yo en medio de una manifestación indeseable, provocada por vibraciones no  muy claras, pero que debían de tener un impulso fuerte, como para haberse manifestado físicamente.  Pero, tarde o temprano tendría que terminar.  No haría más depósitos de vibraciones negativas en mi cuenta LOA, reaccionando con miedo ante esta situación.

¡Aprende LOA gratis por correo!

Aprende los secretos de la Ley de Atracción de una forma simple, práctica e interesante con el Aprendiz de LOA

Podrás cancelar tu suscripción en cualquier momento.

Me quedaba claro que no me serviría de nada pedirle a LOA, a Dios, o a algún santo que me sacara de esa situación.  Si lo hacía, lo estaría haciendo desde el miedo por la situación.  Y el miedo no es la vibración adecuada para manifestaciones positivas.   Gran parte del tiempo que estuve en el hospital estuve meditando.

Manifiesta emociones e ideas

Lo que hice, y reconozco que no necesite mucho esfuerzo, fue mantenerme tranquilo.   Me sorprendió sentir tal tranquilidad estando hospitalizado por primera vez en mi vida, y a punto de ser operado; considerando que siempre me he considerado una persona miedosa ante las enfermedades.  Se lo acredito al hecho de que el conocimiento y experiencia sobre estos temas de varios años se va enraizando con el tiempo y se convierte en una profunda convicción. Supongo que eso que llamamos fe se va incubando y germinando en lo más hondo de nosotros sin que necesariamente estemos conscientes de ello cuando uno invierte tanto tiempo en observar los pequeños milagros de LOA en el día a día.

Una de las manifestaciones más inmediatas son las ideas, o la inspiración, que te pueden llevar a situaciones, personas o conocimiento que te ayuden a encontrar lo que deseas.   Estando en el hospital, mientras meditaba, “se me ocurrió” buscar un poco de información para expulsar la piedra, y me inspiré en realizar algunos ejercicios caminando y brincando para intentar que la piedra se moviera.   No con la obsesión de que se resolviera la situación, pero sí con la esperanza de que ayudara.  La esperanza está en uno de los niveles superiores de la escala emocional, así que es mucho mejor que el miedo.

En la madrugada antes del día de la operación y hasta que el doctor me revisó ese día, no tuve las molestias que había sentido anteriormente.  Ante mis cuestionamientos, el doctor me permitió elegir la hora de la operación a la 1 pm o a las 4 pm, dándole a la piedra la oportunidad de salir.   Decidí esperar hasta el último momento posible; a las cuatro.  Consideré la flexibilidad del doctor como una esperanza o posibilidad.

Una manifestación bastante oportuna

El resto del día continué sintiéndome bien.  El doctor fue a revisarme a las 3:00 pm y seguía yo sin molestias, lo cual no era común en alguien en mi condición, por lo que el doctor me permitió elegir si quería yo operarme o no.  Salió el doctor a anotar algunos registros y revisar los estudios, y aproveché para ir al baño a las 3:30 pm.  ¡Cuál sería mi sorpresa al descubrir que la piedra salió en ese momento!  Justo media hora antes de la hora programada.  Justo en el momento en que me tendrían que comenzar a preparar para el procedimiento, si es que decidíamos continuar con ese plan.

¿Casualidad?  por qué preguntarlo.  Como ya lo he dicho, este sitio también puede considerarse un catálogo de casualidades.  Pero, casualidades que se dan justamente después de realizar los ejercicios o recomendaciones para elevar las vibraciones.  ¿podemos llamarlas milagros? ¿manifestaciones?  No escribiría este sitio si no tuviera por lo menos una esperanza de que así fuera.  Si fueran esporádicas esas casualidades que me ocurren les llamaría de esa forma sin problema, dada mi naturaleza incrédula.  Pero, cuando te suceden casi de forma cotidiana, por lo menos te convences que existe una forma de incrementar las casualidades positivas en tu vida.

Hoy, a unas 4 semanas de haber estado en el hospital sigo mejor y sin señales de que vuelva el problema.

¿Significa que soy una persona capaz de eliminar cualquier situación negativa, tales como una condición de salud, a voluntad?  … Soy tan capaz de hacerlo como tú o como cualquier persona.  Pero, no apostaría mi brazo derecho por ello; no porque no crea que sea posible, sino porque aún soy tan sólo un aprendiz de LOA.   Considero que mi gran logro, y lo que me pudo ayudar a salir de esta situación fue el hecho de que NO le pedí de forma explícita a LOA que me librara de la operación; por ejemplo con palabras o una oración.  NO me obsesioné en librarme de la operación a como diera lugar para poner a prueba a LOA.

El Universo, mi ser interior, mi verdadero ser… tenía muy claro que mi mayor deseo en ese momento era evitar la operación, así que yo sabía que no tenía que recordárselo.  Si intentaba hacerlo activaría mis vibraciones del miedo a la operación, y el resultado podría ser el contrario.  No existe el NO para el Universo.   En lugar de pedirle a LOA o al Universo que me librara de la operación, hice ejercicios para sentirme tranquilo, y conseguí no tener miedo.  Conseguí mantener mis vibraciones altas durante el proceso, lo cual permite que las manifestaciones ocurran.

Por qué manifestamos enfermedades

Por otra parte, y si analizamos un poco más allá ¿qué pasó son las vibraciones que me provocaron esa condición tan dolorosa?

Mi familia estaba sorprendida de verme enfermo, pues como lo he platicado en otra lección, de un tiempo para acá, desde que practico LOA, he sido una persona muy sana que difícilmente va con un doctor (Ver la lección de Dolores de cabeza que desaparecen).  Me siento orgulloso de mi capacidad para eliminar mis propios dolores de cabeza en un instante, sin necesidad de tomar medicamentos.     Entonces, si he podido controlar mi salud, ¿cómo es que apareció esta condición en mi cuerpo?

Después de unos días, me di cuenta que mi dolor intenso y la hospitalización ocurrieron exactamente un año (más un día o dos) después de una de las peores situaciones que he vivido en mi vida.  Aunque trabajé sobre de ello, siempre estuve consciente que mis vibraciones no se encontraban en el nivel en que acostumbraba mantenerlas antes.    Y aunque logré controlarlas parte del tiempo, me preocupaba que tal alteración de mis emociones me provocara en algún momento una enfermedad.   Todo parece indicar que eso fue precisamente lo que pasó.   O… mis expectativas, que lo son todo, provocaron la manifestación.

Manifestar salud o sanaciones milagrosas

Nos encanta hablar de los milagros cuando una persona logró sanar de una enfermedad de forma inexplicable.    Coincido que a mi también me sorprende, pero no estamos conscientes que el  milagro ocurre día a día, minuto a minuto en aquellas personas que nunca se enferman.    No se trata de que algunas personas tengan una mayor tendencia natural, ni genética a enfermarse.   Igual que no existe la mala y la buena suerte.  Sólo existen las vibraciones positivas y las negativas, o la alineación y desalineación.    Por eso, no uses LOA para salir de tus problemas, úsala para no tener problemas.    Úsala para alinearte o mantener positivas tus emociones la mayor parte de tu día a día.   Como consecuencia tendrás mayor salud, prosperidad, “suerte” y menos situaciones de emergencia.  Sentirás que la suerte te sonríe, o que Dios te está cuidando.

Todo lo que nos sucede -nuestras manifestaciones- depende de nuestras vibraciones, éstas a su vez dependen de nuestras emociones, las cuales dependen de nuestros pensamientos, éstos dependen de nuestras creencias, y éstas últimas dependen -en mayor o menor medida- de la influencia que tiene en nosotros lo que los demás dicen u opinan.  Especialmente aquellos que respetamos o consideramos como autoridad, por ejemplo nuestros padres, maestros o doctores.

La influencia del entorno en tus manifestaciones

Los comentarios del doctor me ayudaron a estar tranquilo y a creer lo suficiente que algo como lo que me sucedió (que la piedra se saliera sóla antes de la operación) era factible.  Me dijo que el proceso era sencillo y poco molesto. Decidí no analizarlo mucho ni investigar en internet si era cierto, y le creí, por lo que no tuve miedo de la operación.  No me dijo que la probabilidad de que esto sucediera era sumamente baja; y no quise saberlo.  Esto era suficiente como para reducir mis pensamientos de resistencia que impedirían tener una manifestación así.  Nuestra principal meta para conseguir manifestaciones está en evitar los pensamientos de resistencia.  Al hacerlo, las vibraciones suben automáticamente.

Quizás si el doctor hubiera sido negativo o pesimista, para garantizar la operación y su ingreso económico, no hubiera podido yo mantenerme en paz con mi situación de ese momento. Tampoco podría haber mantenido la suficiente confianza en que yo podría ser una de esas personas a las que la piedra se le sale antes de la operación.

Quien piense que a los enfermos se les debe decir toda la “verdad” con respecto a su enfermedad está equivocado.  En primer lugar porque “la verdad” de otros que han estado en situaciones físicas similares no tiene por qué ser la verdad de todo paciente.  La verdad de cada quien depende de sus vibraciones, y proporcionarle información negativa o pesimista sólo ayuda para reducir las vibraciones del paciente e incrementar las probabilidades de que los escenarios pesimistas también se conviertan en “su verdad”.

La madurez vibratoria

Si nuestra madurez vibratoria fuera mayor (puedes llamarle fe también), y confiáramos totalmente en nuestro poder para crear nuestra propia realidad, podríamos escuchar los escenarios pesimistas sin comprar la idea que para nosotros tiene que ser igual.  Necesitamos confiar más en el poder de LOA y de nuestras emociones, para contrarrestar la resistencia que “los hechos” de otros puedan provocar en nuestra realidad.

Aún y cuando sé que he avanzado en mi confianza en LOA y en mis vibraciones, no considero encontrarme aún en ese punto en que pueda evitar por completo ser influenciado por “los hechos” de otros.  Agradezco que mi doctor haya sido un médico optimista que usara palabras de aliento.  Necesitamos más doctores así, mientras evolucionamos en nuestra confianza en la LOA y en nuestro propio poder creativo.   Si todos los doctores cambiaran su diálogo con los pacientes por uno más esperanzador, automáticamente la cantidad de milagros médicos se incrementaría y el consumo de medicamentos se reduciría.

¡Y claro! tampoco voy a decir que la actitud positiva del doctor haya sido lo único que necesitaba para obtener mi manifestación y evitar el procedimiento médico media hora antes de que sucediera.   Pero, fue suficiente para fundar las bases que me ayudaron a evitar resistencias, de forma que pudiera trabajar más fácilmente el resto de los ejercicios que me ayudaron a elevar mis vibraciones; como la meditación y visualizaciones.  Es mucho más fácil elevar las vibraciones cuando están en cero que cuando están en menos diez, que es el punto en que muchos de los doctores ponen a sus pacientes con sus explicaciones y diagnósticos pesimistas y negativos.

Sé que si tuviera yo esa capacidad de controlar totalmente mis creencias y emociones, habría podido mantener mis vibraciones suficientemente estables el año anterior, y evitar manifestar esa situación de emergencia.

¿Una enfermedad significa fracaso con LOA?

Tal vez te preguntes: ¿por qué el aprendiz de LOA, con su experiencia y conocimiento, no evitó en primer lugar la manifestación de la piedra?  La razón es porque todos tenemos temas específicos en los que nuestras creencias o el momentum de nuestras vibraciones son más intensos.   Pocos eventos en mi vida tienen un impacto tan fuerte en mis vibraciones.

Entonces, ¿LOA no me sirvió de nada para manejar mis vibraciones ante la situación que me ocurrió un año antes?   … ¡Sí! Sí lo hizo.   Si no fuera por los ejercicios de LOA que he realizado intencionalmente desde entonces, mi vibración negativa hubiera sido mayor, y probablemente habría tenido más manifestaciones negativas.    Considero que gracias a mis conocimientos y hábitos con los ejercicios de LOA, probablemente haya podido reducir en más del 50% el tiempo que gasté lamentándome mi situación, y emitiendo vibraciones negativas.

¿Llegará un día en que pueda controlar al 100% mis vibraciones ante situaciones difíciles?  Trabajo en ello, y si doy una respuesta desde el nivel en el que me encuentro en este momento pensaría que no, pero hoy en día he leído lo suficiente como para tener la esperanza de que podría lograrlo.  Sobre todo porque hoy en día hay muchas situaciones en el que antes podrían haber alterado mis vibraciones ya no me afectan. Gracias a lo que hoy en día sé y he practicado, ya son mucho menos las situaciones que alteran mis vibraciones.

Gracias a que soy un aprendiz de LOA, cada día mis manifestaciones son más y mejores, lo cual no quiere decir que no viva el contraste que me permite seguir llenando mi vórtex con nuevos deseos.

En resumen, en esta ocasión esto fue lo que hice y que me ayudó a evitar ser operado:

  1. Realicé dos o tres meditaciones al día mientras estuve en el hospital.
  2. Incluso en los momentos de dolor procuré no sentir un apego emocional por ese dolor.
  3. Evité pensar en la futura operación para no activar pensamientos que activaran el miedo / vibraciones negativas.  Ni siquiera use oraciones o rezos que me harían pensar en el tema, porque al hacerlo solemos activar las vibraciones del miedo.
  4. Me hice a la idea de que sería operado; hice las paces con mi situación actual.   No me preocupé por el resultado de la operación.  Me ayudó el hecho de que el doctor era una persona optimista que en todo momento trató de hacerme sentir que todo estaba bien.
  5. Hice algunas visualizaciones en las que me encontraba en cualquier situación que me hiciera feliz.  Es decir, no hice visualizaciones que tuvieran que ver con la condición física que estaba viviendo.  No hice ejercicios explícitos en los que, por ejemplo, la enfermedad sanara o atacara de alguna forma a la enfermedad.
  6. Seguí mis impulsos o inspiración, confiando en que eran sugerencias de mi ser interior, llevando a cabo ciertas acciones como investigar un poco cómo sacar la piedra de forma natural, caminando y brincando para ayudar a que esto ocurriera.
  7. Hubo una parte en la que no tuve que hacer nada, pero que probablemente haya tenido el mayor impacto.   Se trata de vivir la situación de crisis con el nivel de confianza natural / fe que actualmente se me da sobre la mayoría de mis situaciones problemáticas.  Esto no implica que debas de hacer algo en particular en el momento en que se te presenta el problema, sino que es el resultado natural de haber practicado el control de tus emociones/vibraciones durante algún tiempo y hayas experimentado diferentes niveles de éxito en la aplicación de LOA.  Es decir, vivir confianza o fe implícita que has cultivado durante un tiempo en tu capacidad de ser un creador intencional y que todo lo que suceda será parte de tu camino de menor resistencia.

Y tú, aprendiz de LOA, ¿qué opinas al respecto?  ¿Te ha pasado algo similar?  No olvides compartir aquí abajo tus comentarios, o un saludo.   Ayúdame a estar seguro de que hay alguien al que esta información le es de interés y ayuda, compartiendo un “hola”.

¡Felices manifestaciones!

El Aprendiz de LOA

 

Lecturas recomendadas:

lP.D. Adquiere el libro de El Aprendiz de LOA y conviértete en un creador experto

Ya está a la venta el libro de El Aprendiz de LOA: “No me digas que la Ley de Atracción funciona ¡MUÉSTRAME!”, que incluye la explicación de los aspectos más importantes para que tú también hagas funcionar la Ley de Atracción por medio de 26 testimonios donde explico paso a paso la forma en que pensé y sentí para poder obtener cada una de las manifestaciones.    No hay mejor forma de enseñar que con el ejemplo, así que en este libro podrás aprender con testimonios reales para que muy pronto puedas compartir con nosotros tus maravillosas manifestaciones.  Obtenlo en el siguiente link:

¡Aprende LOA gratis por correo!

Aprende los secretos de la Ley de Atracción de una forma simple, práctica e interesante con el Aprendiz de LOA

Podrás cancelar tu suscripción en cualquier momento.

Déjame saber si te gustó con un comentario

15 Comentarios sobre "Evitando una operación de emergencia usando LOA"

avatar
Ordenado por:   más nuevo | más viejo | más popular
Yaro Espinosa
Invitado

Hola cómo estás!
Qué bueno que ya estás bien
Me encanta leer tus artículos
Pues me van inspirando y enseñando todo lo referente a loa
Y que mejor que nos compartas tus manifestaciones pues nos
Ayuda a seguir practicando
No dejes de escribir
Eres inspiración para muchos!
Ten una gran vida !

Maria Hernandez
Invitado

Buen día Aprendiz de Loa

El artículo es interesante y revelador.
Sin embargo, creo que, no se cómo hacer manifestaciones reales
Un abrazo

Carol
Invitado

Lamento mucho lo ocurrido y me alegra saber que estás bien. Hace un par de días viví un episodio indeseado y sé que yo misma lo atraje. Agradezco todos tus artículos porque me levantan mucho el ánimo. Sé que puedo revertir la situación que atraje aumentando mis vibraciones positivas pero no siempre es fácil.
Siempre te leo con mucho entusiasmo y ojala sigas escribiendo. Vale la pena este sitio web.
Te envío un cálido saludo virtual!

Luis Gerardo Sánchez Medina
Invitado
Luis Gerardo Sánchez Medina

Cuando deseo encontrar un empleo:
1. El contraste que he vivido desde recién nacido me ayuda a PEDIR automáticamente, el universo/Dios ya sabe perfectamente cual es el empleo que llena mi corazón y cumple con mis más grandes sueños.
2. El universo/Dios automáticamente responde y ese deseo se va directamente al vórtice, allí se queda guardado vibratoriamente.
3.Que debo hacer en este tercer paso para que mi deseo se manifieste físicamente?
* Gracias por ayudarnos a comprender esta información tan valiosa.