Cómo cumplir tus propósitos de año nuevo con la ley de atracción

¡Comenzó un nuevo año!  Es momento de hacer nuestra lista de propósitos…   o por lo menos así lo dicta la tradición.

Un estudio encontró que alrededor de la mitad de la población -no me preguntes de qué países- hace su lista recurrentemente.  Tú, ¿ya preparaste la tuya?

Por otra parte, las estadísticas no parecen motivarnos a continuar con esta costumbre.  De acuerdo al mismo estudio, tan sólo uno de cada diez propósitos de año nuevo se cumple.  La mayoría se queda en buenas intenciones, y nada más. ¿Vale entonces la pena invertir nuestro tiempo cada año en hacer esa lista?   o, ¿tan sólo estamos reforzando nuestras creencias pesimistas sobre lo difícil que es alcanzar nuestros propósitos?

¿Tiene la ley de atracción influencia en el cumplimiento de esta lista? ¿Podemos usar el poder de LOA para mejorar en el cumplimiento de nuestros propósitos?

No hay nada en nuestra vida que no esté influenciado por la ley de atracción como resultado de nuestras vibraciones, por lo tanto la respuesta a la primer pregunta es obvia.  LOA es la principal responsable de que los propósitos se cumplan, pero también lo es cuando no se cumplen.

Los propósitos no son otra cosa que deseos enmarcados en periodos de un año y en los que pretendemos comprometer nuestro esfuerzo y disciplina para hacerlos realidad.   En una dimensión en que nos regimos por la ilusión del tiempo, parece una buena idea hacerlo así.   ¿No es lo que hace la naturaleza con sus años y estaciones? Así nosotros intentamos ponerle un límite de un año a estos deseos. Pero, ¿qué tan bueno es hacerlo de esa manera?

Adelantándonos un poco, podemos encontrar que las razones por las cuales no se cumplen nuestros propósitos, al igual que no se cumple cualquiera de nuestros deseos, es porque seguimos siendo creadores deliberados o por default.  Seguimos reaccionando impulsivamente a nuestras circunstancias del momento, y no ejercemos el poder creador intencional que se nos ha dado a cada uno de nosotros sin excepción.

Las siguientes son las razones que alcanzo a vislumbrar, como aprendiz de LOA -llamémosle también errores- por los cuales no manifestamos el cumplimiento de nuestros propósitos.  Si trabajas sobre ellas incrementarás el porcentaje de propósitos cumplidos para este nuevo año. ¡Vale la pena considerarlas!

  1. El deseo tras el propósito no es suficientemente intenso.
  2. Oponemos resistencia a nuestro deseo.
  3. Enfatizamos cuándo y cómo, y no por qué o para qué
  4. Nos enfocamos en las acciones, y no en nuestras vibraciones

Pero, revisemos cada uno de esos cuatro puntos para entender a qué me refiero y así obtengas más beneficio de tu lista de propósitos.

1. El deseo tras el propósito no es suficientemente intenso

Me gusta esa enseñanza que hizo algún maestro a su alumno, para entender la intensidad que deberíamos de tener por nuestros deseos.  El cuento decía más o menos lo siguiente:

  • Un muchacho fue a ver a un sabio maestro y le preguntó:
    • “Maestro, ¿qué debo hacer para alcanzar a Dios?”
  • El sabio no contestó.  El muchacho se marchó y regresó al día siguiente con la misma duda; sin embargo el anciano no respondía.  La misma escena se repitió diariamente, hasta un día que el joven hizo la misma pregunta:
    • “Maestro, ¿qué debo hacer para alcanzar a Dios?”
  • El sabio lo llevó a un pozo cercano.  Hundió la cabeza del muchacho bajo el agua y lo sostuvo con fuerza impidiéndole salir a tomar aire, el muchacho desesperado se movía frenéticamente.  Entonces el Maestro sacó su cabeza del agua y el muchacho pudo por fin respirar.  En ese momento el Maestro le preguntó:
    • “Dime, cuando estabas bajo el agua, ¿qué era lo que más querías?”
    • “¡Aire! quería aire — Respondió el muchacho”
    • “¿Estás seguro que no querías algo más? ¿Dinero, poder, amor? …”
    • “No, maestro, deseaba aire, sólo necesitaba aire.”
    • “Bien –contestó el sabio– para alcanzar a Dios necesitas desearlo con la misma desesperación con la que querías el aire.”

No hay analogía perfecta, pero éste cuento nos da una idea de la intensidad o momentum que puede ayudarnos a que nuestros deseos se manifiesten.  No importa que se trate de encontrar a Dios, de obtener más riqueza, mejorar nuestra condición física, o aprender a tocar un instrumento.  La principal diferencia entre alguien que alcanza la excelencia en un tema, no es el esfuerzo invertido, sino la pasión que siente por ese deseo.

¿Tus propósitos tienen la suficiente intensidad o momentum?  ¿Sientes pasión cada que te enfocas en ello? O, será que aquello que calificas como tus propósitos son en realidad la necesidad oculta que sientes de cumplir las expectativas de otros.  O, quizás más que un deseo intenso podría será el dolor que sientes por la ausencia de algo que consideras importante en tu vida.  Lo cual nos lleva al siguiente punto, el de la resistencia que oponemos a nuestros deseos.

Si has leído las lecciones de este sitio habrás entendido que cada tema/deseo en nuestra vida es como un bastón en el cual, en uno de sus lados está la presencia de nuestro deseo, y en el otro su ausencia.  Cada que enfocamos nuestros pensamientos en un tema -un deseo- estamos tomando el bastón de uno de estos dos lados: el de su presencia o el de su ausencia.  Generalmente las personas creen que lo están tomando del lado de la presencia -del que se necesita para manifestar- siendo que en realidad lo está tomando del lado de su ausencia.  Es decir, creen que están concentrados en su deseo, cuando en realidad están enfocados en sus miedos; de los cuales quieren huir.

Cuando la gente se pone un propósito de año nuevo, ¿cuál crees que sea su mentalidad?  ¿De qué lado están tomando el bastón de su propósito? ¿Están emocionados y seguros de que obtendrán ese deseo? o ¿se ponen ese propósito porque están cansados/decepcionados/frustrados/tristes por no tenerlo aún; por su ausencia?

2. Oponemos resistencia a nuestro deseo

Desear y creer, son los dos principales ingredientes para manifestar un deseo.   Y en la mayoría de los casos es la segunda parte la que nos impide avanzar.   Esto parecerá que contradice un poco el punto número uno, pero es suficiente una emoción ligera de desear algo para poder manifestarlo (Ver  la lección de ¿No sería bueno si?).  Es más, basta con 16 segundos de interés genuino en un tema, con sincera curiosidad y alegría, para poder manifestarlo.

Entonces, ¿por qué no se manifiestan mis deseos (o propósitos)?

Por la sencilla razón de que tenemos demasiados pensamientos de resistencia -creencias- que se oponen a nuestro deseo.  El problema no consiste en que no estemos pisando lo suficiente el acelerador vibratorio para ir a nuestro deseo, sino que pisamos con mucho más frecuencia el freno que nos impide avanzar.  Y cuando pisas el acelerador y el freno al mismo tiempo, ¿sabes lo que pasa?  El motor se desgasta e incluso falla.

La resistencia a nuestros deseos se da generalmente por las creencias negativas y pesimistas que hemos adoptado a lo largo de nuestra vida.  Pretextos que nos inventamos o que hemos aprendido de los demás, por los cuales creemos que no es posible tener “eso”, o quizás pensamos que no es apropiado tenerlo, o que el tenerlo nos convertiría en malas personas, o que nos podría traer dolor o consecuencias negativas a largo plazo…o…o….  Mucha de esta resistencia es subconsciente, debido a que estamos absortos en lo que sucede fuera de nosotros, y no en lo que sentimos, y  por lo tanto no lo podemos concientizar.

La cosa se pone peor cuando nos enfrascamos (o nos inscribimos) en conversaciones y grupos de interés que se entretienen quejándose de las razones por las cuales ese deseo es difícil de obtener, o lo “justificable” que es el no tenerlo dadas las condiciones en que vivimos.  Perdemos el tiempo compartiendo argumentos sobre lo difícil que es conseguir una buena pareja, una economía sana, un mundo pacífico, un buen trabajo, etc.  O nos reconfortamos al leer las noticias que justifican nuestra “lamentable” situación, sin darnos cuenta que con eso estamos poniendo el freno.  Entre más razones y pruebas encuentres para justificar  tu situación actual, más te alejarás de la manifestación de tu deseo.

Los resultados hablan por sí mismos.   La mayoría de nosotros al pensar en propósitos lo estamos haciendo porque hay una emoción negativa asociada a la ausencia de eso que “ahora sí”… “este año sí” estamos “decididos” a conseguir, a obtener o cumplir a como dé lugar.  En el mejor de los casos, al momento de escribir esos propósitos sentimos emoción positiva, pero al no tener suficiente momentum, o al tener todo tipo de creencias o pensamientos de resistencia, no pasa mucho tiempo para que esta resistencia reduzca el momentum positivo del deseo.

¡Aprende LOA gratis por correo!

Aprende los secretos de la Ley de Atracción de una forma simple, práctica e interesante con el Aprendiz de LOA

I agree to have my personal information transfered to AWeber ( more information )

Podrás cancelar tu suscripción en cualquier momento.

Si la mayoría de nosotros estuviéramos sosteniendo el bastón del lado de la presencia de ese deseo o propósito, las estadísticas lo demostrarían.  Quien se pone como propósito conseguir un mejor empleo lo hace generalmente porque el actual lo tiene harto; quien se propone bajar de peso lo hace porque está avergonzado de esos kilos de más; quien se propone dejar de fumar lo hace porque tiene miedo de enfermarse; quien se propone ganar más dinero lo hace porque tiene miedo de no poder pagar sus deudas.

Te recomiendo leer la lección de Pedí riqueza y tengo deudas, pedí salud y estoy enfermo

3.  Enfatizamos cuándo y cómo, y no por qué o para qué

Una de las prácticas fundamentales para manifestar, o más específicamente para evitar la resistencia que nos impide manifestar, consiste en hacer ejercicios en los que pensemos para qué y por qué deseamos eso.  Nos podemos regocijar en esos pensamientos, incrementando así nuestras vibraciones y el momentum del deseo.

En cambio, si nos enfocamos en planear cuándo y cómo queremos que se cumpla, activaremos la resistencia a nuestro deseo; activaremos las creencias negativas que reducen nuestras vibraciones relacionadas con ese deseo.  Nosotros no tenemos control real sobre el cómo y cuándo, debemos de confiar en el Universo en que lo traerá en el momento en que nuestras vibraciones sean las apropiadas para manifestarlo.   Nuestro trabajo se reduce a elevar nuestras vibraciones, y el del Universo a responder a esas vibraciones.  La preocupación o nuestro foco en el cómo y cuándo sucederá reduce esas vibraciones positivas, y por lo tanto aleja  la manifestación.

Por tal motivo, hacernos propósitos delimitando su cumplimiento en un periodo de tiempo preestablecido de un año, o queriendo ser muy estrictos en cuanto a la forma en que se deberán de cumplir por medio de un plan, no ayudará a nuestras vibraciones, y por lo tanto tampoco a su manifestación.  Debemos de realizar ejercicios en los que nos concentremos en POR QUÉ tenemos ese propósito.

Para mejorar en este aspecto te recomiendo leer y practicar la lección de El taller creativo

4.  Nos enfocamos en nuestras acciones, y no en nuestras vibraciones

No dudo que muchos de nosotros sintamos una emoción positiva al hacer nuestra lista de propósitos al terminar el año viejo, o comenzar el nuevo.   Pero, esa vibración suele no darnos suficiente gasolina para mantener activo el deseo el resto del año. Hacemos todo lo necesario para matar ese deseo. O, viéndolo desde otra perspectiva, hacemos todo lo necesario para activar la resistencia que se opone a nuestros propósitos.

  • El resto del año sufrimos por nuestras deudas, matando así la vibración positiva de nuestro deseo por prosperidad.
  • Nos apanicamos ante cualquier dolor de cabeza, matando así la vibración de una mejor salud.
  • Nos avergonzamos por nuestro estado físico, matando así la vibración de una reducción de peso o mejora de nuestra condición física.
  • Lloramos por nuestra soledad, matando así el deseo por una buena relación.

Para compensar, en el mejor de los casos realizamos un plan de acción y nos esmeramos en cumplirlo para alcanzar el objetivo que nos hemos propuesto.  Inscribirnos al gimnasio, comer menos, ir a más entrevistas de trabajo, comprar menos cigarros, salir más con nuestras amistades, gastar menos…

Hasta que el esfuerzo para realizar esas acciones nos va agotando y abandonamos nuestro plan de acción con todo tipo de pretextos convincentes.   Está bien realizar acciones para alcanzar tus propósitos, pero primero debes de activar tus vibraciones, para que las acciones sean el resultado de la inspiración, y no del esfuerzo.  Como dice Abraham [Hicks], realizar acciones sin estar alineado con la vibración de tu deseo es como aspirar sin enchufar la aspiradora.   Puede ser muy cansado y convincente, y al final no darnos ningún resultado.

Quien diga que debes de esforzarte para alcanzar tus propósitos no entiende las leyes del Universo y de las vibraciones.   No quiere decir que no realices acciones para alcanzar tus propósitos, pero las mismas acciones se pueden sentir como esfuerzo y sacrificio cuando no estás alineado, o se pueden sentir como placer y satisfacción cuando estás alineado.

¿Tú crees que si Michael Jordan hubiera sentido sus prácticas de basketball desde niño como un esfuerzo y sacrificio habría llegado hasta donde está?  ¿Por qué tantas personas que quieren ser igual de famosas y ricas que él sufren con un entrenamiento menos riguroso que el suyo?  Porque él conectó la aspiradora antes de aspirar, y otros que pretenden emularlo por las razones equivocadas, no lo han hecho.

Cuando nos dicen que la gente exitosa lo ha hecho con gran esfuerzo y trabajo sólo provocan confusión.    Desde fuera nos puede parecer que trabajaron muy arduamente, pero la mayoría de las personas que alcanzaron el éxito lo que hicieron fue gozar intensamente haciendo lo que más les gustaba.

Traducido en otras palabras, al encontrar la pasión o el amor por eso que te estás proponiendo, tus acciones saldrán de tu inspiración cada día y se convertirán en un placer, no en un sacrificio.  Y en muchos casos no necesitarás un plan detallado; tu pasión se encargará de ir dictándote el plan perfecto y eficiente.    Tu alineación con tu vórtex te permitirá ver el camino de menor resistencia que tu ser interior te está tratando de indicar.

Cuando sientes la pasión por ese propósito, no sólo vendrá la inspiración para actuar, sino que el Universo te llevará al lugar correcto en el momento adecuado para que tu propósito/deseo llegue a ti más fácil y rápidamente.  Encontrarás información útil donde no la esperabas, conocerás a personas que te ayudarán y brindarán lo que necesitas, descubrirás los recursos que te faltaban para alcanzarlo.  ¡Ocurrirá la magia de LOA!  Para entender mejor este punto te recomiendo leer la lección: La importancia de tus acciones para manifestar tus deseos

¿Como saber si tus vibraciones están alineadas con tu deseo? Si el camino que estás siguiendo para alcanzarlo es frustrante y cansado, entonces no estás alineado con tu deseo.  Y es momento de hacer algo al respecto.  En cambio, si estás disfrutando ese camino, significa sí que lo estás.

¡Alimenta tu deseo con vibraciones!  Investiga, lee , platica, escucha de otros que lo han conseguido, convéncete de lo factible que es alcanzarlo, entiende las razones por las cuales lo deseas.  Haz listas de aspectos positivos y talleres creativos.

Tus propósitos son deseos, y hemos visto diferentes procesos o juegos para incrementar nuestras vibraciones y manifestar nuestros deseos.  Úsalos a lo largo del año para mantener arriba las vibraciones.   Sin tanto verbo, se trata de sentirte de mejor humor a lo largo del día, de las semanas, de los meses.  Y eso, para la mayoría de nosotros significa, dejar de enfocar nuestra mente en pensamientos, noticias, conversaciones, chats, que resaltan los problemas, sean personales, locales o mundiales.

Conclusiones y recomendaciones

Un amigo me dijo en cierta ocasión: “no es que tengas mala memoria, simplemente no te acuerdas de las cosas que no te interesan”.   Eso mismo aplica con tus propósitos, no es que seas malo para alcanzar tus propósitos, o no seas disciplinado, simplemente no has conseguido que te interesen lo suficiente; o no has conseguido eliminar la resistencia.

Resumiendo y poniendo en concreto las recomendaciones para que este año se incrementen tus propósitos cumplidos, aquí te dejo una receta:

  1. Sólo haz tu lista si te sientes alineado en ese momento, es decir, si te sientes alegre, optimista, en paz.  De lo contrario, déjalo para un mejor momento.  Si no lo haces así, la lista sólo te servirá para activar más tus vibraciones negativas.
  2. Cuando te sientes a hacer tu lista de propósitos, para cada uno de ellos utiliza el proceso de taller creativo para incrementar tus vibraciones lo más posible en ese momento.  En éste harás una lista del Por qué y Para qué, para cada uno de ellos.  De esta forma trabajarás el punto número 1 que vimos en esta lección: la falta de intensidad o momentum en tu deseo.  El taller creativo te permite alinearte más con tu deseo, o en el peor de los casos, darte cuenta que en realidad no es importante para tí un cierto propósito.
  3. Si estás considerando hacer un plan de acción para cumplir los propósitos, hazlo sólo tan detallado como tu vibración te lo permita sin hacerte sentir mal.  Es decir, si al poner detalle te sientes estresado o presionado, es mejor dejarlo a un nivel muy general, o incluso sin un plan.  Y procura no pensar en un límite de tiempo para que se cumplan tus propósitos.  No se trata de confiar en los tiempos de Dios, sino de comprender que es la frecuencia de tus vibraciones lo que permitirá su manifestación.  Dios actúa en ti al ritmo que tú le dictes con tus propias vibraciones.
  4. Si al pensar en alguno de tus deseos te sientes impaciente, frustrado, con miedo, es mejor que te enfoques únicamente en los que te causan alegría.  La vibración de estos últimos ayudará de forma automática y subconsciente a subir la vibración de los primeros.
  5. A lo largo del año, tan frecuentemente como te sea cómodo, revisa tu lista y haz la paz con la situación actual en la que vives, aún sin esos deseos manifestados.  Pero, siente la alegría tan sólo de la posibilidad de manifestar tus deseos.    Hazlo mientras lo  disfrutes y te haga sentir bien, y no sintiendo que estás realizando un esfuerzo. Practica ejercicios que incrementen las vibraciones de tus propósitos como:
    1. Taller creativo, para identificar y emocionarte por el para qué y por qué lo deseas.
    2. Libro de aspectos positivos, para apreciar lo que vas viviendo, trátese de tus propósitos o de cualquier otro tema.
    3. Realidad virtual, para visualizar tus propósitos cumplido.
    4. Cualquier otro ejercicio de LOA y actividad que disfrutes.
  6. No esperes a que un día llegue un ángel con alas a tu puerta a entregarte tu propósito manifestado.  En la alegría de la alineación con tus deseos llegará la inspiración con ideas para avanzar en la manifestación de tus ideas.  Algunas de ellas ni siquiera sabrás que son para cumplir esos propósitos, pero si se siente bien llevarlas a cabo, por más insignificante que parezcan ¡actúa!  No te detengas.  Te llevarás una sorpresa del rumbo que irá tomando tu vida.  Recuerda que las acciones son importantes, pero siempre y cuando estés alineado (alegre, inspirado, motivado).
  7. Aléjate durante todo el año de las malas noticias y conversaciones negativas, principalmente que tengan relación directa o indirecta con tus propósitos.

En la medida en que consigas inclinar la balanza de tus emociones a lo largo del año del lado positivo, la manifestación de tus propósitos y deseos conscientes e inconscientes será más frecuente.  El Universo, tu ser interior, sabe mejor que tú qué es lo que más deseas y para qué manifestaciones estás preparado.   Tu única tarea consiste en trabajar tus vibraciones (emociones) y seguir el impulso o inspiración en los momentos en que te sientas alineado o feliz. Te recomiendo leer Tu única tarea para manifestar cualquier deseo.

¿Te digo el verdadero secreto?

En realidad hay un sólo propósito esencial en nuestra lista, y al cumplirlo todos los demás, llámense propósitos o deseos, se manifestarán tarde o temprano.  ¿Quieres saber cuál es?

¡Sentirte feliz y en paz sin depender de las condiciones!

Te mando mis mejores deseos y vibraciones para éste año que comienza, pero también para cada día, pues tus vibraciones y tu alineación son una tarea del día al día.  Cada instante tenemos la oportunidad de transformar nuestra vida mágicamente, sin importar lo que hallamos vivido antes o por cuánto tiempo lo hallamos vivido.

Sólo me resta pedirte que si quieres dejar un saludo, opinar sobre esta lección, enviarme buenos deseos, compartir tus experiencias, lo hagas por favor aquí abajo en los comentarios.  Es importante y motivante para mí saber que hay alguien que puede verse beneficiado de las lecciones que tu amigo, el aprendiz de LOA, ha preparado con todo el cariño y compromiso para ti.

¡Felices manifestaciones y que tengas un año con excelentes vibraciones!

El Aprendiz de LOA

Referencias:

P.D. Adquiere el libro de El Aprendiz de LOA y conviértete en un creador intencional

Si te gusta aprender con el ejemplo, no te pierdas el primer libro de El Aprendiz de LOA: “No me digas que la Ley de Atracción funciona ¡MUÉSTRAME!”, que incluye la explicación de los aspectos más importantes para que tú también hagas funcionar la Ley de Atracción por medio de 26 testimonios donde explico paso a paso la forma en que pensé y sentí para poder obtener cada una de las manifestaciones.      Obtenlo en cualquiera de los siguientes links:

¡Aprende LOA gratis por correo!

Aprende los secretos de la Ley de Atracción de una forma simple, práctica e interesante con el Aprendiz de LOA

I agree to have my personal information transfered to AWeber ( more information )

Podrás cancelar tu suscripción en cualquier momento.

11
Déjame saber si te gustó con un comentario

avatar
5 Comment threads
6 Thread replies
1 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
6 Comment authors
Aloisabel herreroMaria HernandezCarolaprendizdeloa Recent comment authors
más nuevo más viejo más popular
Alo
Invitado
Alo

Hola aprendiz buenos días, el motivo del siguiente escrito es para ver qué estoy haciendo mal, esperando recibir tu apreciable ayuda. Mira hace como un mes más o menos un poco más estábamos mi esposo y yo muy entusiasmados por el asunto de un carro teníamos la clara idea del color y el modelo la marca todo. En nuestro sentir y pensar está esa idea de hecho desde inicio de año empezamos la técnica del tablero de visión. Bueno el caso es que en el municipio donde vivimos hace rifas constantemente y casual iban a rifar un carro del mismo… Leer más »

isabel herrero
Invitado
isabel herrero

Solo te diré una palabra, porque me dejas sin ellas; MAGISTRAL

Maria Hernandez
Invitado
Maria Hernandez

Hola Aprendiz
El artículo, además de gustarme, llega en el momento justo en que me pregunto por qué manifiesto lo que deseo, al leerlo entiendo que tengo más resistencia que deseo.
O sea Dolor por lo que no tengo, que felicidad al esperar por la manifestación.

Muchas gracias Aprendiz

Carol
Invitado
Carol

Hola Aprendiz!! Primero, muchisimas gracias por ayudarnos. Excelente articulo como siempre. Segundo, queria preguntarte si crees en la astrologia/predicciones o qué piensas al respecto ya que, al menos donde vivo, a principio de año siempre aparece en las noticias alguna astróloga prediciendo qué le deparará la vida de las personas según el signo astrológico. Por ejemplo, escuché que las personas nacidas bajo el signo piscis tendrán muchos desafios que afrontar para este 2020 o que los capricornianos serán los más beneficiados por ser el 2020 el año de capricornio. Te envio un cálido saludo virtual y te deseo lo mejor… Leer más »

Ross
Invitado
Ross

Buen día Aprendiz gracias por compartir tu experiencia de esta maravillosa forma de vivir, el artículo es concreto sencillo y contiene la esencia de las leyes universales. Me encanto porque efectivamente estar encarnados en este cuerpo físico viviendo y disfrutando genuinamente la vida cada uno enriquece cada vez mas nuestra experiencia humana.
Gracias por el tiempo la dedicación y entusiasmo transmitido.