Lo que tres pájaros pueden enseñarte acerca de tus deseos importantes

¡Vaya que ha sido un año de contraste! Una disculpa a mis lectores por tenerlos tan abandonados. Al igual que la mayoría de ustedes, ha sido una época para alimentar mi vórtex con el contraste que la vida nos ha ofrecido durante los últimos doce meses con esta pandemia. Lamentablemente eso me ha dejado poco tiempo para publicar las lecciones que quisiera compartir con ustedes.

Si has leído la mayoría de mis lecciones publicadas, sabrás que un tema recurrente en mis manifestaciones son las que tienen que ver con aves. Hoy compartiré una más. No sólo por lo curioso del caso, sino porque considero que nos puede ayudar a entender cuál es la diferencia entre atención, curiosidad y deseo en el mundo de la Ley de Atracción.

Para ponerte en contexto, te contaré que suelo tener tres manifestaciones similares cuando activo mis vibraciones sobre algún tema específico. Lo extraordinario es que en muchas de las ocasiones las tres se presentan el mismo día; a veces con pocas horas o minutos de diferencia.

Una sorpresa en el parque

En esta ocasión, la primer parte de mi manifestación ocurrió mientras caminaba con mi esposa por el parque, intentando seguir una rutina para cuidar nuestra salud. Aunque no es un parque muy grande, está muy cerca de nuestra casa, tiene muchos árboles, veredas y se respira tranquilidad. Un lugar ideal para caminar o correr.

Después de dos o tres vueltas, justo cuando decidíamos terminar con el paseo, a escasos dos o tres metros frente a mi vi cómo un pájaro levantó el vuelo con un gran pedazo de tela en su pico. No tendría nada de especial si no fuera porque la tira de tela tenía un tamaño exagerado para la talla del ave. Quizás tres o cuatro veces su largo.

Era un gorrión de ciudad, que suelen ser muy pequeños. Me llamó la atención que un ave tan pequeña pudiera interesarse en un pedazo de tela tan grande; y sobre todo que pudiera alzar el vuelo con esta. Al volar semejaba la gran cola que llevan algunos papalotes.

Female Sparrow in flight.Female Sparrow in flight with spread wings.

En cuanto levantó el vuelo, y antes de perderlo de vista, le grité a mi espora para que viera el espectáculo. No fue mucha la distancia que voló, sino que se paró en la parte superior de un poste que teníamos a un lado. Fue tanta nuestra curiosidad que detuvimos nuestra caminata para tratar de ubicarlo en el punto donde aterrizó. Nos dimos cuenta que se había escondido en la parte más alta del poste, donde se sostiene el foco que ilumina la calle. Esa parte tenía un agujero por donde había entrado.

Seguramente ahí tiene su nido” – comentó mi esposa. Mientras levantábamos la vista moviéndonos de un lado al otro intentando ver lo que ocurría allá arriba, sin mucho éxito. Por lo visto el pájaro había encontrado un refugio suficientemente grande y seguro para no ser molestado. Debió de haber pasado a lo sumo un minuto o dos desde que vi al pájaro iniciar su vuelo, hasta que nos rendimos y decidimos partir.

No era la primer vez que veía un pajarito recoger cosas para su nido. Pero, nunca algo tan grande. Si no lo hubiera visto pensaría que a un pájaro de ese tamaño no podría interesarle, y menos sería capaz de levantar el vuelo con algo así.

Como no tuvimos éxito en ver qué había hecho con el pedazo de tela, o en verlo levantar el vuelo nuevamente, seguimos con nuestro camino a casa. Decidimos ir a comprar algo para desayunar, pues aún era temprano.

La segunda manifestación

Fuimos en el auto a un lugar en que un pequeño restaurante adaptó algo parecido a un autoservicio en plena calle; sin importarles mucho que sus clientes estorbaran el paso. Un mesero nos recibió ahí evitando que tuviéramos que bajarnos para pedir la orden. La pandemia ha obligado a muchos restaurantes a improvisar de esta manera su servicio para no quebrar, dadas las restricciones y el temor de la gente para ir a restaurantes cerrados a comer.

En fin, el punto importante es que una vez que pedí la orden al mesero, mi esposa bajó del auto para ir a una tienda cercana para comprar alguna bebida con la intención de acompañar nuestro desayuno. Mientras tanto, yo esperaba al volante a que el mesero regresara con nuestro pedido.

En ese instante, ocurrió algo sorprendente: ¡mi segunda manifestación!

Un pájaro a unos tres metros enfrente de mi, recogiendo un pedazo largo de tela, de unas cuatro veces el tamaño del ave. Levantó el vuelo y se dirigió a un árbol cruzando la calle, donde supongo, tenía su nido.

Leíste bien. Por segunda vez, en menos de media hora, estaba siendo testigo de una escena exageradamente parecida. Al más puro estilo de un déjà vu con esteroides

Aún y con las experiencias que he vivido, hay veces que siento que en cualquier momento va a salir alguien con una cámara diciendo que todo era una broma. Avisándome que me encontraba en el programa de Cámara Escondida y que habían grabado mi reacción ante una broma. Más nunca ha sucedido así, y no fue la excepción en esta ocasión.

Mi fiel amiga LOA una vez más había hecho de las suyas, reaccionando a mis recién activadas vibraciones, manifestando para mi nuevamente una repetición casi instantánea del mismo espectáculo que tanto había llamado mi atención hacía tan sólo unos minutos antes. Ese que intenté admirar durante más tiempo, pero que la timidez del ave me impidió.

Esta segunda manifestación fue como si el Universo me estuviera diciendo: “No te preocupes. Ya vi que te quedaste con la curiosidad por seguir viendo al ave volando con un gran listón. ¡Aquí lo tienes nuevamente!”

Tuvo algunas diferencias insignificantes, como la especie de ave de la que se trataba, y el lugar donde se paró a construir su nido. El primer pájaro fue un gorrión de ciudad, y en este caso se parecía más a un pequeño cuervo, por su color obscuro, y el primero tenía su nido en un poste y éste en un árbol. Pero, la tela se veía igual en proporción al ave. Larga, gris y angosta como un listón.

Te prometo que la ciudad donde vivo no esté llena de pedazos de tela tiradas en la calle, con pájaros volando por doquier recogiéndolas para llevarlas a sus nidos. Como lo comenté antes, nunca había visto algo así en toda mi vida. ¿Cuál era la probabilidad de que viera un segundo pájaro en una situación idéntica a la que había visto tan sólo unos 30 minutos antes, y en un lugar diferente? Si me preguntan a mi, diría que cercana a cero. ¡Imposible!

No pude evitar soltar un tremendo ¡WOW! solitario. Mi esposa aún no llegaba y el mesero no me había llevado la comida que le pedí. Me quedé con la boca abierta y con una gran sonrisa en mi boca, sorprendido de lo que me acababa de ocurrir.

Me pregunté entonces: “Si llevo dos manifestaciones relacionadas con los pájaros cargando una tela, ¿Cuál será mi tercer manifestación? ¿Otro pájaro con una tela? … ¡No hay forma! Aún y cuando soy un creyente de LOA, mi naturaleza sigue siendo escéptica. Eso sería demasiado. Así que supuse que ese día me tendría que conformar con dos manifestaciones en lugar de mi tradicional trío. Lo cual no lamentaba, dado lo maravillado que me encontraba con ese par de manifestaciones.

Cuando volvió mi esposa al auto por supuesto le detallé lo que me acababa de suceder. Aunque no podía sentir lo mismo que yo, debido a que fui testigo ocular del evento, también se sorprendió por haber estado presente en la primer manifestación.

La tercer manifestación

De regreso en casa nos preparamos para disfrutar del desayuno que compramos. Antes, mi esposa subió a nuestra habitación. Mientras tanto yo preparaba todo en la cocina para disfrutar de nuestro desayuno. En eso, escuché un grito de mi esposa, por lo que corrí apresurado a averiguar qué pasaba.

“¡Un pájaro en nuestra habitación!” – contestó sorprendida y espantada, manteniendo la puerta de nuestra habitación cerrada .

Sé que en algunos lugares, sobre todo pueblos, es normal ver pájaros que entran y salen de las casas, ¡no en nuestra ciudad! ¡Y menos en nuestra casa! Era inédito ver un pájaro dentro de nuestra habitación. Especialmente después de lo que presencié minutos antes, dos veces.

En seguida entré a la habitación, y efectivamente… a unos tres metros de la puerta, donde me asomé (más o menos la misma distancia en la que encontré los otros dos pájaros) estaba nuestro pequeño visitante. No fue difícil hacerlo salir. Únicamente tuve que abrir de par en par la ventana que en ese momento se encontraba cerrada para que nuestro visitante levantara el vuelo y saliera.

No entendemos cómo es que se coló a nuestra habitación. La puerta y la ventana estaba cerrada cuando llegamos. Seguramente en algún momento entró por otra ventana, quizás incluso antes de que saliéramos por el desayuno, y cerramos la ventana y la puerta sin darnos cuenta que estaba ahí. Hasta que regresamos y sorprendió a mi esposa.

Me encantaría decir que el pájaro salió volando con un pedazo de tela grande. Lamento decir que no fue así. El pobre animal seguramente estaba espantado y lo único que deseaba era huir para escapar del peligro que representábamos.

Habría sido genial verlo salir con algún tipo de tela, como con los dos anteriores, pero ¡vamos!. No creo que hubiera sido necesario para darse cuenta de lo obvio de mi tercer manifestación. Y ahora que lo pienso, no dudo que haya entrado buscando algo para su nido, ¿como un gran pedazo de tela? Quizás al quedar encerrado pudo haber perdido el interés, o simplemente no encontró algo que le sirviera. Pero, ¿qué más da? No sé tú, pero yo no necesité que ocurriera así.

No sé qué pienses tú, pero yo estoy suficientemente convencido que tuve mis tres manifestaciones relacionadas con pajaritos. Y todo en un minúsculo lapso menor a dos horas.

Increíble, ¿no?

Aplicando la lección en tu vida

Pero, vayamos a la parte práctica de esta manifestación. Probablemente muchos concuerden que aunque fue una serie de manifestaciones sorprendentes y curiosas, no tiene ninguna utilidad práctica. ¿o si?

¡Aprende LOA gratis por correo!

Aprende los secretos de la Ley de Atracción de una forma simple, práctica e interesante con el Aprendiz de LOA

I agree to have my personal information transfered to AWeber ( more information )

Podrás cancelar tu suscripción en cualquier momento.

Los entiendo perfectamente. Yo diría lo mismo. Muchos de los que están leyendo este artículo o que suelen navegar en este sitio buscan esa receta perfecta, efectiva y simple para manifestar esos deseos. Y por más curiosa que parezca mi manifestación de los tres pajaritos, pareciera no tener utilidad.

Les aseguro que si logran entender los detalles de esta manifestación les quedará más claro cómo funciona la ley de atracción y podrán avanzar un poco en su camino hacia el dominio de la ley de atracción.

En primer lugar, hay que analizar y tratar de descubrir ¿qué fue lo que provocó las manifestaciones de los pajaritos?

Probablemente quien desea manifestar un millón de dólares o la pareja perfecta ha realizado decenas de ejercicios de la ley de atracción durante meses o incluso años. Y probablemente no haya obtenido alguna señal que le haga pensar que la manifestación se esté aproximando. Si ha estado tanto tiempo en la espera, puede estar un tanto decepcionado e incluso ya dude que sea real la magia de la que habla “El Secreto” sobre la ley de atracción.

A diferencia de esas personas, que se han esforzado por manifestar su deseo, les aseguro que no hice un sólo ejercicio consciente para manifestar estos tres pájaros. ¿Significa entonces que fue pura casualidad, y no una manifestación?

Yo no lo creo, porque sé que no existen las casualidades. No lo creo, porque sé que todo en la vida es una manifestación. O, como dijo Einstein, podemos pensar que nada es un milagro, o que todo es un milagro. Yo elijo pensar que todo es un milagro.

¿Cuánto tiempo invertir para manifestar?

No puedo asegurar cuál fue el deseo o pensamiento específico que provocó mi primer manifestación ese día, con el primer pájaro volando con la tela frente a mi. Pudo haber sido mi estado de ánimo o alineación durante la caminata, o el que pocos días antes hubiera estado pensando en qué tema podría usar para escribir un pequeño artículo para compartir. Mentiría si afirmara que fue una situación particular la que lo provocó. Las vibraciones son un tema demasiado complejo y abstracto, y en muchas de las ocasiones subconscientes, como para que alguien asegure exactamente qué fue lo que le provocó cierta manifestación.

En cambio, la razón que provocó la segunda y tercer manifestación en cadena si es clara para mí.

Fue la breve, pero intensa curiosidad, atención y diversión que sentí con el primer pájaro, y mi creencia personal de que las manifestaciones se me dan en tríos, lo que activó mi vibración para que obtuviera la segunda y terceer manifestación.

“Pero, sólo fue un minuto el tiempo que le dedicaste al primer pájaro. Yo llevo un año intentando manifestar el premio de la lotería.” – alguien podría decir.

Abraham [Hicks] asegura que necesitamos tan sólo unos 17 segundos de pensamiento puro para activar nuestras vibraciones y obtener nuestras manifestaciones. No necesitamos un año, ni siquiera un minuto, para conseguirlo.

¿El primer evento provocó en mi el deseo por ver más pájaros en situaciones similares?

Deseo intenso contra simple curiosidad

De cierta forma considero que así fue. Me quedé con la curiosidad de seguir viendo al primer pájaro volar con su gran premio, pero en ese momento no pude verlo. No es que eso me provocara un intenso deseo consciente ni mucho menos que sintiera que si no lo veía más me deprimiría. Disfruté tanto los tres segundos que lo vi volar, que sentía que no necesitaba más. Aunque, si alguien me hubiera preguntado: quieres volver a verlo volar, le hubiera dicho que sí, sin dudarlo.

¿Por qué hago tanto énfasis en lo anterior? Porque es más o menos el tipo de emoción que uno debería de sentir ante lo que desea. Y normalmente no es así como nos sentimos. Especialmente ante nuestros -clasificados por nosotros mismos como- grandes o importantes deseos.

¿Tradicionalmente cuáles son esos deseos que consideras importantes en tu vida? ¿Acaso no son aquellos que, sientes que mientras no se cumplan, tu vida estará incompleta? ¿Aquellos que sientes que te faltan para ser completamente feliz? ¿Aquellos que consideras como la razón de tu vida, y por lo tanto, mientras no los tengas no te sentirás realizado?

Deja de darle tanta importancia a tus deseos

Muchos me odiarán, y buscarán una fuente de información sobre LOA que no los haga sentir tan lejos de su deseo cuando les diga lo siguiente: si sientes algo similar a lo que acabo de describir cuando piensas en tus deseos importantes, hay grandes probabilidades de que estés alejando su manifestación. O que en el menor de los casos la estés aplazando.

Aún después de la primer vez en que vi el ave volando con esa gran tela, nunca pasó por mi mente que mi misión en la vida sería ver más pájaros haciendo lo mismo. Mi sentimiento fue: ¡Wow! ¡Increíble!¡Qué maravillosa sorpresa!. Fue una emoción de aprecio y satisfacción.

Mi premio por sentir eso: Otras dos manifestaciones increíblemente parecidas y en un lapso de tiempo sorprendentemente corto.

¿Cuál es tu gran deseo en la vida? ¿Qué es lo que te encantaría manifestar?

¿Un millón de dólares? ¿La pareja perfecta? ¿Una casa increíble?

Especialmente si llevas mucho tiempo pensando en ello, sin ver alguna señal de que eso sea factible, es probable que sientas que ese hueco en tu vida es casi imposible de llenar.

¿Tu realidad con respecto a ese deseo se siente como una ausencia? ¿Somo si te faltara algo en tu vida? ¿Como decepción o frustración?

Ninguna de esas emociones están en la parte alta de la escala emocional (Leer el artículo de la escala emocional). Ninguna de ellas está dentro del nivel de las emociones que reflejan el tipo de vibración que se requiere para manifestar. Por lo tanto, ninguna de ellas ayuda.

Incluso estamos convencidos que entre más nos duela su ausencia, más grande es nuestro deseo. Y puede ser cierto, pero sentir eso es contraproducente, de acuerdo a la ley de atracción. Si se siente como dolor, atraerás más dolor. Si se siente como ausencia, atraerás más ausencia.

Tus deseos no te pueden doler, te deben de hacer feliz con sólo pensar en ellos, aún y cuando aún no tengas pistas de que se pueda hacer realidad. Y sé que es más fácil decirlo que hacerlo, te comprendo. Yo mismo tengo varios de esos grandes deseos en los que aún duele su ausencia. Tiene que ver con eso que, filosofías como la budista, llaman apego.

“Pero, he hecho mis ejercicios de LOA, ¿no debería de estar manifestando mi deseo?” – te podrías preguntar.

Si no es divertido o satisfactorio, no sirve

Puede ser que si, dependiendo de cómo estés realizando esos ejercicios de LOA. La parte truculenta y complicada de los ejercicios de LOA es que debes de hacerlos, NO con el objetivo principal de manifestar tu deseo, porque si lo haces así probablemente activarás ese sentimiento de ausencia que te acabo de mencionar. Si vas a realizar algún proceso o ejercicio de la ley de atracción, y aquí está el gran secreto, tu intención principal no debe ser la manifestación de ese deseo; tu intención al hacerlo debe ser divertirte y pasar un buen rato.

Sé que lo he dicho en muchas de las lecciones de este sitio, y sé que suena repetitivo, pero en eso radica todo el secreto para ser un manifestante deliberado. Para tener éxito en la manifestación intencional de nuestros deseos.

Si eres de los que dice: “me he esforzado en realizar todo tipo de ejercicios de LOA para manifestar mi deseo”, te tengo una mala noticia. Probablemente no has avanzado mucho hacia su manifestación. Nada de lo que hagas, que se sienta como esfuerzo o sacrificio, te va a acercar de una manera eficiente a tu deseo. Por lo menos no a la mejor versión de tu deseo.

Cambia tu enfoque

No pierdas más tu tiempo. Si vas a invertir tiempo en ejercicios de LOA, hazlo para divertirte, o por lo menos para sentir algo más positivo que la ausencia de tu deseo. Si no lo haces así, no vale la pena que sigas perdiendo tu tiempo. Si no son ejercicios o actividades que te gustaría hacer aunque no tuvieras intención de manifestar algo, entonces probablemente no te van a funcionar.

Debes de sentirte motivado en hacerlo por la diversión o la emoción positiva que sientes con ellos. Si los ejercicios no son divertidos o satisfactorios por sí mismos, no estás logrando gran cosa. Incluso si tienes una rutina diaria de ejercicios para lograr tu gran manifestación, puedes estar atrayendo todo lo contrario, si es que lo sigues haciendo con el propósito de llenar un hueco en tu vida.

Sé que esto puede ser una de las explicaciones más decepcionantes con respecto a la ley de atracción. Pero, tu manifestación no depende del esfuerzo que deposites para manifestar. De hecho, esfuerzo es sinónimo de vibración negativa en este sentido. Jamás la alineación requerida para manifestar algo positivo se sentirá como esfuerzo.

Yo no me esforcé para manifestar más pajaritos. Lo único que hice fue divertirme, apreciarlo, sorprenderme. Sentí una gran e inocente satisfacción por haber testificado algo tan hermoso y sorprendente. Después de eso no sentí que lo necesitaría como algo importante para llenar un hueco en mi vida.

¿Crees poder sentir algo similar con tus deseos? Si lo consigues, tu manifestación aparecerá frente a ti en el momento en que menos te lo esperes.

El Universo no es el genio de la lámpara maravillosa

El secreto no está en ordenarle al Universo que manifieste frente a ti tus deseos como si fuera el genio de la lámpara maravillosa; como nos lo dice el documental de El Secreto o tantos gurus nos lo han hecho creer. El secreto está en disfrutar y apreciar tus pensamientos relacionados con eso que deseas, aún cuando no hayas visto ninguna señal de su manifestación.

Y ¡claro! si muestra señales de una manifestación, por más pequeña que sea, diviértete, disfrútala, sorpréndete, apréciala, y si te provoca alguna inspiración pon manos a la obra. Como si tu deseo fuera un pajarito cargando un gran trozo de tela para su nido. No intentes atraparlo y enjaularlo para que sea tuyo por siempre, porque probablemente lo perderás. Pero, quizás te inspire a investigar acerca del tema, a platicar de ello, o a inscribirte a un club de avistamiento de aves. Lo mismo con tus deseos y pequeñas manifestaciones en el camino de tu gran manifestación. Disfrútalas y móntate sobre la ola de la inspiración que levanta; nunca sabes a dónde te llevará. Aunque el Universo si lo sabe, así que confía en Él.

La verdad de las cosas es que tu ser interior sabe un millón de veces más y mejor que tú qué es lo que te hará feliz. Así que ni siquiera vale la pena obsesionarse con algo demasiado específico que has decidido declarar como tu GRAN deseo.

Me despido, esperando que todos ustedes, aún en estos momentos complicados, tengan muy felices manifestaciones. Seguramente hay muchos que consideran que eso es imposible en este momento, sólo hay que recordar que nuestro vórtex crece justamente en medio del contraste, y por lo tanto la posibilidad de obtener más y nuevas manifestaciones también lo hace. Todo depende donde decidas depositar tu atención.

¡Felices manifestaciones!

El Aprendiz de LOA

P.D. Adquiere el libro de El Aprendiz de LOA y conviértete en un creador intencional

Esta imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es BookLOA.jpg

Si te gusta aprender con el ejemplo, no te pierdas el primer libro de El Aprendiz de LOA: “No me digas que la Ley de Atracción funciona ¡MUÉSTRAME!”, que incluye la explicación de los aspectos más importantes para que tú también hagas funcionar la Ley de Atracción por medio de 26 testimonios donde explico paso a paso la forma en que pensé y sentí para poder obtener cada una de las manifestaciones.      Obtenlo en cualquiera de los siguientes links:

¡Aprende LOA gratis por correo!

Aprende los secretos de la Ley de Atracción de una forma simple, práctica e interesante con el Aprendiz de LOA

I agree to have my personal information transfered to AWeber ( more information )

Podrás cancelar tu suscripción en cualquier momento.

5 1 vote
Article Rating
guest
10 Comments
más nuevo
más viejo más popular
Inline Feedbacks
View all comments
Clara Hernandez
Clara Hernandez
4 meses ago

Ciertamente se extrañan muchos tus artículos, ya nos hacia falta esta retroalimentación y que nos volvieras a repetir cuál es el proceso correcto, disfruté mucho tu experiencia y verdaderamente volveré a aplicarme con mis temas pendientes, en estos tiempos todo es un aprendizaje, gracias por contribuir tan ampliamente para que cada uno de nosotros logré sus sueños, felices manifestaciones a todos y mi admiración y gratitud a ti aprendiz.

Adriana
Adriana
4 meses ago

Que gusto leerte!!!…gracias por ayudarme a enfocarme cada día más…la vida es un fantástico contraste y estos tiempos me han servido para enfocarme mejor, siempre hay que hacerlo feliz…feliz feliz feliz y más feliz…gracias por recordármelo!

Isabel
Isabel
5 meses ago

Hola Aprendiz ! Que alegría volverte a leer . Me encanta el ejemplo tan “ sencillo” de manifestación con los 3 pajaritos , te entiendo perfectamente la emoción que sentiste porque a mi me ha pasado también, que manifestaciones o casualidades enlazadas de algo que un principio no tendría importancia esencial me divierte mucho presenciarlo . Antes de leerte siempre buscaba el significado , como si de un lenguaje del universo se tratara , luego dejé de hacerlo y lo disfruto y lo traslado a todo lo que he leído en este querido blog sobre LOA para entenderlo mejor .… Leer más »

Last edited 5 meses ago by Isabel
Isabel
Isabel
1 mes ago
Reply to  aprendizdeloa

Te entiendo perfectamente, el mundo en el que vivimos es cada vez más complejo y la información que triunfa está más basada en la superficialidad y el sensacionalismo que en la búsqueda de respuestas y conocimiento del mundo y de uno mismo. Es asi y es increíble , una vez lei , que no hay que dar un collar de perlas a un cerdo , no por nada sino porque no lo va a apreciar…esto es un poco lo mismo . Imagino lo frustante y desmoralizador que puede ser . Igualmente, siempre me alegrará ver en mi bandeja de entrada… Leer más »

Carol
Carol
7 meses ago

Hola Aprendiz! Qué felicidad que has vuelto a escribir! El articulo me encantó, especialmente porque a mí también me gustan las aves y ayer tuve una manifestación relacionada con ellas! Te cuento brevemente… ayer estaba feliz por algo que me había ocurrido y al poco tiempo, un hermoso colibrí se asomó por la puerta de mi casa y se fue rápidamente. Muchos dirán que fue una simple casualidad, no para mí. Eso es algo que jamás me había ocurrido antes. Lo tomé como un premio o recompensa que me regaló mi ser interior por haber estado vibrando positivamente. A mi… Leer más »